Shutterstock

Si tienes suficiente dinero, realmente podrías convertirte en un ciudadano del mundo. “Para muchas personas adineradas, tener un segundo o tercer pasaporte es importante para poder viajar”, dijo Nuri Katz, asesora sobre el tema, a Business Insider.

“Para algunos también es un símbolo de estatus, como comprar un auto elegante para presumir a tus amigos “. Comprar un segundo (o incluso un tercer) pasaporte es una tendencia creciente entre los ricos. Pero no es una opción para todos y no funciona en todas partes.

Este tipo de programa se denomina “ciudadanía por inversión” (o CIP por sus siglas en inglés) y está disponible en varios países del mundo. Mientras que algunos pueden usar el segundo pasaporte para viajar a destinos que pueden estar fuera del límite (o incluso difíciles de alcanzar) con su primero, muchos otros usan la documentación para comprar residencias en países donde los impuestos son más bajos.

Ciudadanía por inversión

- Publicidad -

Los países involucrados en este tipo de programas buscan reclutar inversionistas extranjeros adinerados para dinamizar la economía local. Esto puede traer a la mente imágenes de lugares como Barbados o Granada, pero los Estados Unidos también tienen su propia versión de esto. Los costos para involucrarse pueden oscilar entre $ 3,000 USD por año en Tailandia y una inversión de $ 1 millón USD en una empresa estadounidense.

Increíbles países que puedes visitar sin visa

En los países del Caribe, como Antigua, St. Kitts o Santa Lucía, es probable que cueste entre $ 100,000 USD y $ 150,000 USD. Algunos países, como el Reino Unido, pueden estipular que un solicitante debe haber vivido en el país durante algunos años antes de presentar una propuesta de la CIP. Para obtener más información sobre cómo invertir en una segunda ciudadanía, simplemente busque el país en el que esté interesado (hay muchos) y “CIPs” o “ciudadanía por inversión”. Cada país participante tiene reglas muy específicas y diferentes regulaciones para la aplicación. . Aunque siempre habrá una regla en común: prepárate para pagar grandes cantidades de dinero.