Austin Distel - Unsplash
- Publicidad -

Todos los viajeros tenemos la fantasía de recorrer el mundo, desde las aldeas europeas más recónditas, hasta las islas más bellas del mundo.

La realidad abrumadora es que los viajes cuestan y, para la mayoría de los viajeros, este no es un recurso ilimitado. Es posible que hayas comenzado este año con la intención de finalmente reservar ese viaje que ocupa el primer lugar de tu bucket list, pero después de los primeros meses del año, es posible que tus ahorros se sientan escasos.

No te desesperes: aún tienes tiempo para ahorrar lo suficiente para una fabulosa escapada de verano. Aunque tendrás que comprometerte con tu presupuesto. Solo requiere planificación, un poco de previsión y algo de motivación. Aquí te mostramos cómo puedes comenzar a ahorrar, hacerlo un hábito y luego disfrutarlo en ese épico viaje que ha estado soñando.

Haz un presupuesto

- Publicidad -

El primer paso para comenzar a ahorrar para unas buenas vacaciones es planearlo. Antes de siquiera pensar en tus ahorros, planifica a dónde quieres ir, dónde quieres quedarte y qué quieres hacer mientras estás allí. Mantén un recuento de cuánto costará la tarifa aérea, el alojamiento, la comida y las actividades. Después de que hayas planeado un itinerario a grandes rasgos, toma el costo total estimado y escríbelo en tu calendario para la fecha de salida prevista.

Lee: Los destinos internacionales más económicos al viajar con escalas

Cuenta cuántas semanas faltan para la fecha en la que te gustaría viajar y divide el costo por el tiempo que necesitas para ahorrar. Ahora sabe cuánto necesita ahorrar cada semana para poder costear el viaje de sus sueños. Considere este ahorro como un “gasto a futuro” en lugar de ahorrar o privarte de la diversión del momento, un sistema que los asesores financieros creen que es más efectivo mentalmente.

Mantenerse motivado

Ten tu objetivo en mente: imprime una imagen del destino de tus sueños. Pégalo a tu pared. Conviértelo en la imagen de fondo de tu teléfono o computadora. El punto es que tengas tu objetivo siempre presente, así cuando te sientas tentado a hacer una compra “innecesaria” podrás recordar qué ese dinero lo tienes destinado a algo mucho mejor.

Cortar los gastos hormiga 

Es un hecho desafortunado pero innegable que las pequeñas compras se acumulan: un café a media tarde, algún snack o un periódico para leer durante algún viaje. Revisa tu cuenta bancaria y busca los lugares en los que habitualmente gastas menos de $50 pesos. Es probable que tus gastos hormiga se estén acumulando. Opta por llevar una taza para hacer tu propio café, haz bocadillos en casa que puedas llevar al trabajo, en fín, siempre hay manera de ahorrar en esas pequeñas cosas.

Lee: ¿Cómo elegir el crucero perfecto para ti?

Cancelar tus suscripciones

Puede ser difícil escucharlo, pero es probable que estés gastando cientos de dólares al año en diferentes servicios que básicamente te ofrecen lo mismo. Si realmente no puedes vivir sin Showtime, HBO, Netflix, Hulu, Amazon, Spotify y todas las demás plataformas de entretenimientos, considera reunir a algunos amigos y configurar una cuenta familiar. Reducirás considerablemente la cantidad que estás gastando si todos acuerdan aportar unos pocos dólares a la misma cuenta todos los meses.