Circular Quay and surrounds
- Publicidad -

Si es tu primera vez en la ciudad, entonces debes saber que en esta época del año la temperatura es de unos 25 grados centígrados y eso hace que todas las personas salgan de sus casas para pasear por la bahía, asistir a un concierto en la Ópera o cruzar en barco hacia otra isla para bañarse con el sol. Luego, al atardecer, regresan para comer en algún restaurante y comer la pesca del día. Sí, así se pasan los días soleados en Sydney, explorando sus sabores y conociendo sus pasiones.

Y ya que hablamos de comida, ve a Billy Kwong, especialista en cocina china orgánica y donde su chef KylIe Kwong, según lo que podemos leer, es toda una institución ya que además de salir en la televisión, es autora de varios libros. Pide el pato crujiente en salsa de ciruelas, una de sus especialidades.

Al salir puedes visitar la torre mirador del Sydney Harbour Bridge que tiene tres niveles en los que te van contando la historia del puente y al llegar a las alturas, 87 metros sobre el nivel del mar (es decir 200 escalones), tendrás una panorámica única: el Harbour Bridge iluminado y de fondo, la Ópera House, el estadio Olímpico de Homebush Bay y las montañas azules Patrimonio Histórico de Australia.

Paseos en bicicleta

- Publicidad -

Otra opción para conocer la ciudad es recorrer las calles en bicicleta y terminar en un embarcación para conocer la Isla de Cockatoo. Inicia en la calle Darling Harbour para ir hacía el Circular Quay donde se ubica el Australian Museum, de él conoce su sección de historia aborigen. Otras construcciones importantes son el Royal Botanics Garden con cientos de ejemplares. Una guía te explicará cada una de ellas, además, aquí podrás descansar unos minutos antes de continuar tu travesía.

Luego del descanso puedes visitar Queen Victoria, un centro comercial con tiendas de marca y de diseñadores locales, galerías de arte y cafés. Después ve hacia el muelle donde salen los ferry que te llevarán a la Isla de Cockatoo y conoce su antigua cárcel cuyos edificios son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Cultura y gastronomía

El último punto de tu visita debe ser el Sydney Fish Market, un mercado que tiene más de 40 años de existencia. Se ubica en Blackwattle Bay, en el barrio de Pyrmont, y hay más de veinte establecimientos donde se puede adquirir comida japonesa, pizzas, frutas, pan y repostería; verduras, productos de delicatessen e incluso buenos vinos y por supuesto, excelente pescado. O bien puedes recorre la Ópera de Sídney que fue diseñada por el arquitecto danés Joern Utzon y le llevó 14 años realizarla. El edificio acoge a 8,2 millones de visitantes cada año y ha sido comparado con las velas de un barco por su diseño. Aquí se presentan los mejores espectáculos culturales, así que antes de viajar a Syndey, checa su programación. Más del destino en: www.tourism.australia.com