Chesnot/Getty Images
- Publicidad -

Hace unas horas, la catedral de Notre Dame, símbolo de la cultura francesa, sufrió un incendio devastador. Tras horas de esfuerzo el fuego sigue ardiendo, destrozando todo a su paso. Así han reaccionado los cuerpos de rescate locales y los principales líderes internacionales.

Qué pasó

Unos minutos antes de las siete de la tarde, a las 18:50, los bomberos recibieron la primera alarma cuando se descubrieron llamas en el techo de la catedral, en donde se estaban realizando obras de restauración. Entonces, la policía desalojó a todas las personas que se encontraban cerca del monumento que, por la hora, ya estaba cerrado al público.

Tras varios minutos sin poder controlar el fuego, el cuerpo de bomberos vio cómo la aguja del edificio, construida con 500 toneladas de madera, se derrumbó. Aún se desconoce el origen del siniestro, pero se cree que estuvo relacionado con los trabajos de renovación que finalizarían en 2022.

- Publicidad -

Lee: Un incendio termina con gran parte de la catedral Notre Dame de París

De acuerdo por el periódico local Le Monde, cientos de personas inundaron las calles que rodean a la catedral, permaneciendo en absoluto silencio mientras las llamas atacaban al monumento. Una vez ahí, comenzaron a cantar el Ave María.

Los equipos de rescate se han concentrado en salvar todas las obras de arte resguardadas en su interior. “No es seguro que podamos controlar la propagación de fuego”, dijeron los bomberos a AFP. Sin embargo, anunciaron que la estructura de la catedral está a salvo.

Pierre Suu/Getty Images

Notre Dame en cifras

La catedral de Notre Dame fue una joya gótica, símbolo de París, la capital francesa. En el centro de la ciudad, la construcción del monumento empezó en el siglo XIII y terminó en el siglo XV, hace 856 años.

En 1991, la UNESCO la declaró como Patrimonio Universal, resaltando “la notable aplicación de las nuevas técnicas arquitectónicas del siglo XIII y la armonía entre las esculturas y los elementos arquitectónicos que la convierten en una obra maestra del arte gótico”.

La catedral de Notre Dame fue uno de los monumentos más visitados de Europa, con 30,000 de visitas diarias y alrededor de 13 millones al año. En su interior, resguardaba tres reliquias de Cristo (parte de la cruz, un claro y la Corona de Espinas), uno de los órganos más grandes de Francia y una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe. En lo más alto de las torres se encontraban distintas gárgolas y quimeras, añadidas a la construcción en el siglo XIX.

Reacciones internacionales

“Notre-Dame de París está en llamas. Emoción de toda una nación. Pensando en todos los católicos y todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, estoy triste al ver que una parte de nosotros se quema”, compartió Emmanuel Macron, presidente de Francia, en Twitter.

Momentos después, Macron llegó a París y, en conferencia, dijo que a partir de mañana, martes 16, comenzará una campaña internacional de colecta económica para reconstruir Notre Dame. “Les digo esta noche que reconstruiremos la catedral juntos. Esto es, probablemente, parte del destino de Francia. Y lo haremos en los próximos años. Empezando mañana, un plan de donación nacional comenzará para extenderse más allá de nuestras fronteras”, dijo.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, compartió un mensaje también. “Nuestra tristeza va más allá de las palabras, pero todavía estamos en la lucha. Esta noche los bomberos están luchando, heroicos, contra el fuego, para preservar lo que podría preservarse”.

Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, también utilizó esta plataforma para expresar su “inmensa emoción por el dramático incendio de la catedral Notre Dame de París, inscrita como Patrimonio Mundial en 1991”. También aseguró que “la UNESCO está siguiendo de cerca la situación y está junto a Francia para salvaguardar y rehabilitar este patrimonio invaluable”.

Enseguida, los líderes de distintas naciones del mundo, como Andrés Manuel López Obrador, Donald Trump y Pedro Sánchez, tomaron Twitter para enviar un mensaje a la sociedad francesa y al mundo.

“Notre Dame es uno de los mayores tesoros del mundo, y estamos pensando en las personas de Francia en su duelo. Es parte de nuestra naturaleza lamentarnos cuando vemos parte de la historia perdida -pero también lo es el recontruirnos para el mañana, tan fuerte como podamos”. Con estas palabras, Barack Obama lamentó la situación.