- Publicidad -

Rusia es el país más grande del mundo, pero también tiene unas condiciones climáticas adversas: la mayor parte del año en la mayor parte del territorio –que mide más 5 mil millas– hace frío, mucho. Su gastronomía está basada en platillos calientes, generalmente sopas; también consumen mucho pescado, aves de corral, setas y frutos del bosque.

Seleccionamos cinco platillos típicos, su origen y dónde probarlos ahora que muchos estarán en esta lejana tierra.

Borscht

- Publicidad -

Se pronuncia “borsh”. Esta sopa es, sin lugar a dudas, el platillo más típico de Rusia. Es una sopa caliente (aunque también se sirve fría y dulce) que tiene diferentes variaciones de acuerdo a la zona donde se consuma, pero generalmente está compuesta de remolacha, papas, tomate, tubérculos, col y carne. Su origen es ucraniano y generalmente toma el color rojo de las remolachas. Es típico que se le agregue crema agria y se acompañe con empanadas rellenas de carne y cebolla.

El mejor lugar para probar un borscht tradicional es Mu Mu Café, en el centro de Moscú; este lugar también ofrece una opción de la famosa sopa roja para vegetarianos.

cafemumu.ru

Pelmeni

El cliché más típico (valga la redundancia) es que en Siberia no hay nada… bueno, nieve, sólo nieve, mucha nieve. Resulta que ahí se originó uno de los platillos más comunes y simples de la cocina rusa, que es un deleite, y ahora se sirve alrededor del mundo con infinitas variaciones. Una teoría dice que originalmente viene de Mongolia, otra menciona un pasado fino-ugrio. Pelmeni se asemeja a un raviol o un dumpling y están rellenos de carne picada de cerdo o de res, incluso a veces de salmón; la masa está hecha de harina. El plato se sirve con mantequilla o crema ácida, algunos agregan mostaza o rábanos picantes.

Lepim i Varim ofrece seis diferentes tipos de pelmeni y también están en Moscú.

lepimivarim.ru/en/menu/

Lee: 3 restaurantes imperdibles en Moscú

Kholodets

Se pronuncia “jolodiets”. Este platillo no es nada atractivo para la vista, pero es sorprendentemente delicioso. Su cocción puede tardar más de siete horas e incluye patas de cerdo o de res para dar la consistencia gelatinosa. Después se vierte caldo y finalmente se refrigera. Su historia se remonta varios siglos, cuando era la única forma de conservar carne. Generalmente se sirve con salsa de rábano picante o mostaza.

El mejor lugar para probar este exótico platillo está en San Petersburgo, el restaurante se llama Probka.

probka.org/en/

Herring

El arenque remojado en agua con sal, azúcar, y especias también es común en los países nórdicos, en Rusia se come como entrada. Generalmente se sirve con pan de centeno y cebolla en rodajas. Su origen está en la cocina tradicional judía, generalmente se sirve en Sabat, día del descanso.

El mejor lugar para comer este manjar del mar en Rusia está en Café Stolle en Moscú.

msk.stolle.ru

Syrniki

Este tradicional postre consiste en unos panqueques hechos de requesón, azúcar, huevo, y harina, que posteriormente se fríen en un sartén. Su historia data de la Rusia antigua y la receta se ha conservado por cientos de años. El postre es parecido a las típicas blintzes, y también se acompañan de mermelada y crema ácida.

Olympic restaurant es un típico lugar para probar el famoso postre.

olympicrestaurants.com

Lee: ¿Dónde experimentar la vida nocturna de Rusia al máximo? 

Texto por Alan Amper