Shutterstock
- Publicidad -

Hay platillos que conservan sus nombres originales, esto se debe a la historia que hay detrás de ellos, cada uno muy original y curioso. Aquí te dejamos algunas historias sobre el nombre de alguno platos que seguro están en tu lista de favoritos.

Fettuccine Alfredo

A inicios del Siglo XX, el propietario de un pequeño restaurante italiano, Alfredo di Lelio, estaba preocupado por su esposa Inés, quien debido a su embarazo y unas fuertes náuseas, no quería comer nada. Angustiado, pensó que una pasta larga, preparada con queso parmesano, mantequilla y crema, le devolvería el apetito, y así fue, y le gustó tanto, que decidió incluir su creación al menú de su restaurante, el cual era frecuentado por estrellas de Hollywood que también quedaron encantadas con la receta, misma que compartieron con la prensa, dándole a este platillo relevancia internacional.

Shutterstock

Huevos benedictinos

Este platillo clásico de un buen brunch se popularizó en Nueva York, después de la Guerra Civil Norteamericana, durante la Edad Dorada. Una de las leyendas sostiene que la señora LeGrand Benedict, cliente habitual de Delmonico’s —primer comedor público en Estados Unidos— no encontraba nada de su agrado en el menú, por lo que consultó al chef Charles Ranhofer, quien apareció con estos famosos huevos y compartió la receta en un libro, en 1894. Otra leyenda asegura que Lemuel Benedict, un corredor de bolsa de Wall Street, apareció en el Hotel Waldorf Astoria después de una larga noche de fiesta y pidió que le sirvieran pan con mantequilla, dos huevos pochados, tocino y una prostituta holandesa. Según cuneta la leyenda, al chef Oscar Tschirky le gustó tanto el concepto que mejoró la receta y la agregó en el menú. ¿Cuál crees que sea la verdadera historia?

 Shutterstock 

Quiché Lorraine

- Publicidad -

Resulta que el nombre de este tradicional platillo francés no se debe a una persona, sino a un lugar, se trata de una región al norte de Francia, justo en la frontera con Alemania, lugar que en principio se llamó Lothringen y era un reino medieval alemán, años más tarde y bajo dominio francés, cambió su nombre por Lorraine. Al haber sido parte de dos países, los locales hablaban un dialecto mitad alemán y mitad francés, de hecho, la palabra quiche viene del alemán kuchen, que significa pastel, además, los ingredientes, la receta y la manera de servirlo tiene mayor influencia alemana, pero es un conocido platillo de la gastronomía francesa.

Lee: 4 restaurantes en México que debes visitar si admiras a Frida Kahlo

Filete Wellington

Este es uno de los platillos más emblemáticos de Reino Unido. Se hace com carne roja, champiñones o foie gras y salsa madeira, se envuelve en pasta hojaldrada y se hornea. Se dice que se nombró en honor al General de la Armada, Arthur Wellesley, Duque de Wellington y es que, en aquel entonces, los chefs invitaban platillos en honor a los personajes importantes del momento y Wellesley había sido parte fundamental de la batalla de Waterloo y el derrocamiento de Napoleón Bonaparte, por lo que lo tenía bien merecido. Aunque, la realidad, es que en 2013, se descubrió a través de una exhaustiva investigación que el primer dato de este platillo data del siglo XX, en recetarios americanos, siendo la primera referencia de 1939, en Nueva York. Nosotros preferimos pensar que se hizo para honrar al heroico Duque de Wellington.