- Publicidad -

En julio de 2018 se descubrió que el vino producido en California, Estados Unidos, podría tener restos de material radioactivo. ¿Será seguro su consumo?

Es posible que tu copa de vino tenga un ingrediente sorpresa. Si el vino que bebes es de producción californiana y su cosecha es posterior a 2011, podría presentar algunas partículas radioactivas. Partículas que provienen del mayor accidente nuclear de la historia: Fukushima. Accidente ocurrido en Japón en marzo de 2011.

Esto se descubrió recientemente, cuando un grupo de físicos nucleares franceses buscó cesio 137. El cesio es un elemento radioactivo que está presente en el vino, pero que, desde 2011, se presentó en mayor cantidad. Lo cual coincide con el desastre de Fukushima.

- Publicidad -

Los científicos analizaron botellas de dos marcas prestigiadas de vino de California, de rosé y Cabernet Sauvignon, producidas en 2009 y 2012. La sorpresa fue que los vinos posteriores a 2011, tenían más del doble de material radioactivo —cesio 137— que los demás.

Resultado de imagen para santiago de chile wein

La buena noticia es que los niveles de partículas radioactivas siguen siendo muy bajos. Tan bajos como para causar algún daño en los seres humanos.

Cesio 137

El cesio 137 se produce cuando otros materiales radioactivos se someten a fisión nuclear, o sea se dividen. En pocas palabras, un elemento creado por el hombre. Pero que, cuando hay eventos nucleares de algún tipo, tienden a aumentar.

Cuando los reactores nucleares de Fukushima se derritieron, la radiación cruzó el Océano Pacífico. De este modo llegó hasta la costa de California, donde se localiza la región vitivinícola de Napa. Por esta razón, los investigadores creyeron que en estos  vinos habría presencia de material radioactivo, y tenían razón.

Y es que no es la primera vez que sucede. En los años 80, la explosión nuclear de Chernobyl, que sucedió en Ucrania durante la Guerra Fría, provocó que muchos vinos producidos en Europa presentaran partículas radioactivas.

A pesar de este descubrimiento y, aunque se sabe que ingerir o inhalar cesio 137 puede causar cáncer… no hay de qué preocuparse. Pues los investigadores aseguran que las cantidades encontradas en las botellas de vino no representan ningún riesgo para la salud. Así que no te asustes, aún es seguro beber vino de California.