Shutterstock
- Publicidad -

En 25 años más los productos comestibles que consumes podrían ser tan tecnológicos como tu teléfono o tablet.

Alpha Food Labs, es la empresa con sede en Nueva York, que se dedica a hacer prototipos de productos de supermercados y son ellos quienes tienen una nueva lista de comida de concepto. Si Alpha Food Labs tiene éxito, muy pronto estaremos comiendo hamburguesas de carne hecha en laboratorio, papas genéticamente modificadas y otros 30 snacks inspirados en la ciencia ficción.

El “mercado del futuro” que es como se llama el supermercado prototipo de Alpha, es liderado por Mike Lee, un veterano de la industria alimenticia que alguna vez dirigió el área de producto de Chobani. Fue él quien compartió con Time, cinco ideas que están usando para cambiar la producción de alimentos y volverla más sustentable.

- Publicidad -

Él asegura que la gente ya está tomando medidas, pero ellos están trabajando para poderlas comercializar y hacerlas realidad.

Polenta policutlural

Los granjeros estadounidenses cada año siembran la misma cosecha, a través de un proceso que roba nutrientes del suelo y lo daña. Lee asegura que pronto los agricultores cambiarán sus técnicas agrícolas a favor de la biodiversidad, por ejemplo, usarán la “siembra acompañada“, que les permitirá mezclar ciertas verduras para la eficiencia y el control de plagas y además obtendrán mejores cosechas.

Este producto prototipo de polenta usa frijoles, calabazas y maíz, cosechados en el mismo lugar.  “La idea”, dice Lee, “es ofrecer una propuesta que sea rica para el consumidor y beneficie la salud del suelo y el trabajo de los agricultores”.

Precio calculado: 7 dólares (140 pesos).

Sopa Faux Fin

La sopa de aleta de tiburón es un manjar controversial, pero sigue siendo un alimento básico en celebraciones chinas, a pesar de que su consumo incentiva prácticas de pesca brutales y ha llevado a la disminución de las poblaciones de tiburones en todo el mundo.

La “agricultura celular”, una técnica que los científicos ya están usando para cultivar carne a partir de células animales, ofrece una alternativa: sopa de aleta amigable con PETA cultivada en una placa de Petri.

“Tener una ilustración concreta ayuda a los consumidores potenciales a comprender lo que en realidad es una solución bastante simple para la producción tradicional de carne”, dice Lee. “La idea de la carne cultivada en laboratorio es técnica y conceptualmente difícil”, dice. “La descripción de un producto comercial lo hace más tangible”.

Precio 89 dólares (1, 800 pesos)

Papitas

Se trata de una nueva tecnología genética, la cual ha sido promocionada como una opción ampliamente aplicable que puede hacer de todo, desde prevenir defectos de nacimiento, hasta preservar especies en peligro de extinción.

Por supuesto también aplica al mundo de la comida y los científicos ya están usando esta tecnología para crear hongos que no se ennegrezcan y soya tolerante a la sequía. En el caso de las papitas, podría ayudar a las empresas a producir papas con texturas o sabores específicos.

“Es una forma muy eficiente de entrar y activar y desactivar diferentes genes”, dice Lee. “Se puede utilizar en alimentos que tienen una gran atracción masiva … como las papas fritas”.

Precio: 2.75 dólares (60 pesos)

AnalyzeMe

La salud es un tema de moda actualmente, por eso crearon AnalyzeMe, una píldora que puede registrar las bacterias en el sistema digestivo de una persona y ofrecer recomendaciones nutricionales personalizadas.

“Con esto estamos empujando más hacia el futuro”, admite Lee, “pero creemos que es importante tener una visión de cómo podrían ser las cosas”.

Precio 36.79 dólares (750 pesos)

Block Bird’s

La tecnología Blockchain, inventada hace una década para rastrear públicamente el bitcoin, pronto podría revolucionar la producción de alimentos, asegura Lee.

El producto “Block Bird’s” de Alpha se centra en la idea de que el ciclo de vida, el aprovisionamiento y el manejo de un solo animal se pueden rastrear a través de sensores electrónicos, lo que hace que los registros en papel sean obsoletos. Desde el punto de vista de la rendición de cuentas, este “seguimiento de precisión” podría hacer que los agricultores cumplan con los altos estándares que aseguran cumplir, dice Lee. También tiene aplicaciones de salud pública, argumenta: podría aislar las emergencias de seguridad alimentaria como la contaminación por salmonela en segundos.

“Rastrear la cadena de suministro de alimentos es realmente complejo”, dice Lee. “Blockchain nos puede dar una mejor idea de dónde provienen los alimentos”.

Precio: 10.99 dólares (220 pesos)