Shutterstock
- Publicidad -

Entre los vinos espumosos sus variedades más populares son: cava, prosecco y champagne. Si tienes un gusto peculiar por el vino seguramente te interesará aprender la diferencia entre ellos.

Tal vez te gusten mucho los vinos espumosos, pero aunque comparten las burbujas características, no todos son iguales, aquí te decimos cuáles son las principales diferencias.

Champagne

La gente a menudo llama a cualquier vino espumoso Champagne, pero en realidad, sólo el vino espumoso hecho en la región de Champagne en Francia se puede llamar de esta manera, además debe estar hecho de Pinot Noir, Pinot Meunier o Chardonnay, a través del un proceso de doble fermentación, en el que las burbujas se generan en la segunda fermentación que sucede en la botella. Casi todas las champagnes están hechas con una mezcla de uvas. Su sabor suele tener toque ácidos y tostados y es el espumoso más caro de los tres.

Shutterstock

Cava

- Publicidad -

Es la contribución más notable de España al mundo de los vinos espumosos. Las variedades de uva con la que se hace son: Macabeu, Parrellada y Xarello, aunque también se puede hacer con Chardonnay o Pinot Noir. Las burbujas se deben a la doble fermentación en botella, igual que en la champagne y aunque su proceso de producción y sabor son similares, se les llama diferente porque se hacen en distinta región. Tiene una acidez agradable y presenta sabores frutales cítricos.

Lee: La app favorita de los amantes del vino

Prosecco

Es el vino italiano por excelencia. Goza de gran popularidad en el mundo debido a que su sabor es similar al del champagne, pero su precio es más accesible. Se elabora en la región de Veneto —de donde también se originario el Aperol spritz. Se tarta de un vino de doble fermentación, proceso responsable de sus burbujas, pero a diferencia de la champagne, la segunda fermentación sucede en los tanques. Normalmente es más dulce que la champagne y tiene toque frutal.