A glass of Vindigo, REUTERS/Antony Paone
- Publicidad -

El primer vino azul del mundo se lanzó en 2015 en España, su nombre era Gik, y aunque fue un éxito en Instagram, la realidad es que su mayor característica era su color, el sabor del vino no tuvo tan buen aceptación, además se encontró que no cumplía con varias regulaciones, por lo que no duró más de medio año en los anaqueles para terminar en el olvido.

Tres años después, el empresario francés Rene La Bail, retomó la idea tomando lo mejor de ella: su atractivo color azul, por lo que se propuso crear su propia marca de vino azul, llamada Vindigo —juego de palabras que viene de “vino” e “índigo”.

Vindigo, comienza como un chardonnay común y corriente, pero al ser filtrado a través de la pulpa de cáscara de uva roja, obtiene el tono azul de manera natural, gracias a los pigmentos conocidos como antocianinas. Según The Telegraph, Le Bail quería producir el vino en Francia, pero no encontró un viñedo dispuesto a participar, entonces, movió la producción a España, aunque su mercado primario es el francés. El lanzamiento de Vindigo se llevó a cabo en la ciudad portuaria de Sète, al sur de Francia, con botellas de Vindigo a 14 euros —280 pesos. A pesar de los riesgos de hacer un vino completamente nuevo con una característica tan diferente como el color, Le Bail asegura que las ventas ya superaron todos sus pronósticos.

#vindigo #vindesete #vinbleu

A post shared by Rene Francois Le Bail (@rene_le_bail_) on

- Publicidad -

Para Le Bail, Vindigo es un vino perfecto para tomar en la playa o junto a la alberca, es ideal para la temporada de calor. “Tiene un sabor afrutado, con toques de cereza, maracuyá y mora. Es un vino festivo “, declaró el empresario para The Guardian.

Lee: ¿Cómo será la comida en el 2043? 

Vindigo, también está disponible en España y Le Bail asegura que ya se han recibido solicitudes para distribuirlo en Gran Bretaña, China, Indonesia, Italia y Bélgica, pero el francés parece estar concentrado en su tierra natal. Su próximo plan es llevar el vino azul a la región francesa vitivinícola por excelencia, Burdeos, y eventualmente, convencer a algún viñedo para producir el vino completamente en suelo francés, ya veremos si con el tiempo logra cumplir su objetivo, por lo pronto, nos encantaría probarlo.