Hay personas que comen para vivir y otras que viven para comer, la diferencia entre estas formas de pensar es abismal. Las segundas, suelen reservar con meses de anticipación en el restaurante al que quieren asistir en su próximo destino o hasta llegan a planear viajes entorno a la gastronomía.

Existen ciertos platillos que han incitado a personas a tomar un vuelo para ir a saborearlos, por ejemplo, un ceviche peruano en Lima, un filete de pescado fresco en Tulum o hasta una leche de queso de la zona rural de Tennessee.

A continuación te dejamos una lista de los restaurantes que vale la pena conocer una vez en la vida y además te damos los mejores tips para reservar con tiempo.

- Publicidad -

Lee: 6 cosas que los meseros odian que hagas

French Laundry en Youtville, California

El chef Tomas Keller sigue reinventando la cocina francesa. French Laundry, en el año 2006, fue el primer restaurante de la bahía de California en recibir una tercera estrella Michelin. El menú de degustación cuesta 295 dólares y sigue siendo una de las experiencias más veneradas en el mundo de la comida.

Consejo para reservar: El restaurante reabrió sus puertas el 7 de abril, incluso el chef está trabajando en una cocina temporal hecha con contenedores de carga, así que reserva al 707-944-2380, mientras no haya tanta demanda. 

Astrid & Gastón en Lima, Perú

El veterano de El Bulli y Mugaritz, Diego Muñoz, tomó las riendas del restaurante insignia de Gastón Acurio, después de que él colgara el delantal el año pasado. Con el cambio de sede en Casa Moreyra, en San Isidro, se marca una nueva era para el restaurante.
El menú de degustación, desarrollado en el laboratorio de investigación, se conceptualiza con ingredientes del jardín botánico y se centrará en la biodiversidad que rodea a Lima.

Consejo para reservar: Se aceptan reservas en línea con hasta tres meses de anticipación. Si es poco tiempo, llama y trata de reservar durante el almuerzo.

Benu en San Francisco

David Chang llamó a este lugar como el mejor restaurante de América. Para su menú de degustación tomó inspiración de la cocina coreana y china. Dentro de la carta destaca la sopa de aleta de tiburón de imitación, hecha con cangrejo Dungeness y jamón Jinhu.

Consejo para reservar: La demanda Benu ha incrementado desde que Michelin premió al restaurante con su tercera estrella. Reserve hasta dos meses antes en su página web.

Blackberry Fram in Walland, Tennessee

El restaurante se encuentra dentro del hotel del mismo nombre y es ideal para cenas románticas durante la puesta de sol. En este establecimiento obtendrás alimentos caseros artesanales elaborados con ingredientes de la granja como: huevos orgánicos, legumbres, queso de oveja e, incluso, cerveza Saison.

Consejo: La mejor manera de garantizar una reserva en el restaurante es pasando la noche en el hotel. De lo contrario, marca 30 días antes y espera a que haya espacio. 

Lee: ¿Por qué viajar podría ser el secreto para una vida más larga?

D.O.M en Sao Paulo

El historiador-botánico-DJ-chef Alex Atala, representante de la cocina sudamericana, ofrece en su restaurante, platillos coloridos con ingredientes exóticos, como la priprioca, una raíz aromática normalmente reservada para perfumes, o jambu, una planta frondosa con cualidades adormecedoras que la convierten en un remedio natural para los dolores de muelas.

Consejo: Haz una reservación con mucho tiempo de antelación. Esta es la única forma de obtener un lugar.

 Eleven Madison Park en Nueva York

El majestuoso comedor de Daniel Humm y Will Guidara es un recuerdo de las mesas de mantel blanco, aunque con una ejecución moderna. El servicio es legendario: el maître perfila a los huéspedes con búsquedas de Google para preparar adornos especiales una vez que llegan.

Consejo: Las reservaciones se pueden hacer con 28 días de anticipación, pero las personas que ingresan sin cita pueden obtener una de las cinco mesas en el rincón del bar, donde se ofrece un menú limitado (3 platos, 68 dólares).

Fat Duck en Berkshire, Inglaterra

Heston Blumenthal puso este pequeño pueblo rural en el mapa culinario cuando abrió el Fat Duck que tiene enfoque molecular en 1995. Mientras el restaurante insignia se encuentra en renovación, abrieron una alternativa en Melbourne. Pero volverá a Inglaterra en julio para celebrar su vigésimo aniversario.

Consejo: Llama a la línea de reservación a las 10 a.m. y sé flexible. Es más probable que obtengas una mesa en el almuerzo y con un grupo mayor de dos.

View this post on Instagram

The Fat Duck – course 1 of 21✌🏽 #pittsontour

A post shared by Pitty & Phoebs (@wearethepitts) on

Pujol en la Ciudad de México

Enrique Olvera demostró que las tradicionales recetas mexicanas podían dar un giro contemporáneo y seguir siendo fieles a sus raíces. Esto lo puedes comprobar en su restaurante en Polanco. Sus platillos son dignos de una visita, como el elote, que viene con mayonesa chile costeño y espolvoreado en chicatana en polvo y café.

Consejo: Reserva por Open Table, generalmente tiene espacios abiertos en horarios de máxima audiencia durante toda la semana.

View this post on Instagram

Nuevo taco de kampachi, algas, aguacate. 🌮

A post shared by Pujol (@pujolrestaurant) on

Tickets en Barcelona

En Tickets podrás encontrarte con carritos de helados que sirven conos de pescado y papas fritas, mini árboles con flores de algodón de azúcar y aceitunas líquidas; los hermanos Adrià han sido pioneros en un nuevo concepto de presentación de sus platillos.

Consejo: Las mesas se liberan con dos meses de anticipación cada 24 horas a la medianoche. Es posible obtenerlos, pero debes ser rápido: se llenan en diez minutos.

Haertwood en Tulum, México

Eric Werner y su esposa Mya Henry ejemplifican el espíritu sustentable de Tulum en su restaurante, ubicado dentro de la jungla en dicha ciudad. El restaurante es alimentado completamente con energía solar, Werner prepara cenas nocturnas sobre un fuego de leña con productos orgánicos de Yucatán de las Milpas o de las granjas orgánicas, y peces capturados con lanzas.

Consejo: Hartwood está abierto para la cena de miércoles a domingo. La mejor opción para conseguir uno de los 50 asientos es esperar afuera del restaurante alrededor de las 3 p.m. y esperar a poner tu nombre en la lista. Para evitar la espera, asiste con un grupo de ocho o más personas.