En la localidad de Baly en Noruega, se ubica una estructura rectangular con un enfoque totalmente sustentable y respetuoso del entorno. La pieza se mimetiza con la naturaleza y atraviesa la superficie del mar, la mitad queda sobre la costa rocosa y la otra, hundida. Su nombre es Under -“debajo” en inglés y “maravilla” en noruego- un proyecto del estudio de arquitectura Snøhetta.

Al entrar verás las placas informativas sobre la biodiversidad marina y la costa noruega, después hay una pasarela ascendente y una puerta de madera que poco a poco se integra al hormigón. Las paredes son de un metro de espesor y la estructura está preparada para resistir tanto la presión, como el impacto del mar.

Lee: 10 Restaurantes por los que vale la pena viajar

- Publicidad -

Comenzará el viaje descendente (de cinco metros), el espacio de transición entre la costa y el mar lo decora la barra de champagne diseñada con colores suaves que recuerdan la vida marina.

Llegarás al espectacular restaurante que recibe entre 80 y 100 personas, decorado con tonos azules y verdes, la gran ventana de 11 x 4 metros que permite observar la vida en el fondo marino será de tus partes favoritas. El encargado de la cocina será el chef danés, Nicolai Ellitsgaard Pedersen, quien se enfocará en los ingredientes locales, como bacalao, langosta, mejillones y la especialidad: algas de trufa.

Lo más interesante es que algunas zonas funcionarán como un centro de investigación de la vida marina donde se darán cita equipos de investigación interdisciplinarios en torno a la biología marina y el comportamiento de los peces. “Los investigadores podrán además ayudar a crear condiciones óptimas en el fondo del mar para que peces y mariscos puedan prosperar en las proximidades del restaurante”, explicaron los voceros de Snøhetta.