Shutterstock

Los principales factores que contribuyen al malestar como consecuencia de tomar alcohol, mejor conocido como cruda, son la deshidratación y la ingestión de congéneres. Es decir, subproductos resultantes de los procesos de destilación, que dan a distintos licores su sabor y aroma.

Estas sustancias incluyen acetonas, aminas, metanol, polifenoles y otros compuestos que potencian el efecto nocivo del alcohol. Los aditivos con alto nivel de azúcar también tienen un papel fundamental. Algunos de estos son factores inevitables. Por ejemplo, los congéneres son inevitables. Sin embargo, las firmas y bartenders están tomando medidas para minimizar los daños y ofrecer productos más puros.

Lee: Los beneficios de una cata de vino para tu cerebro

- Publicidad -

El interés por mantenerse saludable en distintas áreas de la vida cotidiana –desde la nutrición hasta la salud mental– es cada vez mayor. El wellness está encabezando las tendencias de una serie interminable de pasatiempos y estilos de vida, y la mixología no es la excepción. En esta rama, cada vez nos acercamos a una coctelería libre de crudas, gracias a la búsqueda –por parte del consumidor– de tomar productos más sanos, por más irónico que suene, al hablar de bebidas alcohólicas.

Los expertos hablan

Según el reporte Kimpton Culinary + Cocktail Trends Forecast, para el cual se entrevistan a cien chefs, sommeliers, bartenders y gerentes alrededor del mundo, cada vez veremos más superalimentos –como moringa, cúrcuma, fenugreco, goji berries, genmaicha y pandan– en las recetas de cocteles. Así, poco a poco los sabores artificiales se despedirán de las barras del mundo para dar entrada a ingredientes naturales que además aportan valores nutricionales concentrados.

Los bartenders, por su parte, están apostando cada vez más por siropes caseros, hechos con ingredientes completamente naturales. Estos no sólo son más respetuosos con los sabores naturales de los licores, sino que se digieren de manera más eficiente.

Shutterstock

La firma de vodka Ketel One, por ejemplo, está saborizando sus licores con jugos, o los está infusionando naturalmente, con lo que no sólo muestra estándares de calidad superiores, sino que disminuye en sus bebidas el riesgo de resaca. El tequila Don Julio, por su parte, está siendo más meticuloso en los cuidados de sus plantas, dándoles más espacio para madurar, con lo que las bebidas han tenido un mejor sabor, sin necesidad de usar sabores artificiales.