Shutterstock

La llegada del primer frente frío de la temporada nos agarró de sorpresa a todos, sobre todo porque veníamos de días muy cálidos y llenos de sol. Aceptémoslo, ya nos había durado mucho el verano. Abracemos la inminente llegada del otoño-invierno y calienta el cuerpo con estas opciones que te aportarán un apapacho inmediato.

Chocolate caliente con pan de yema, Pasillo de Humo

Este rinconcito oaxaqueño es uno de los mejores lugares para desayunar en CDMX y la mejor manera de empezar un día es hacerlo ahí. No hay mejor sentimiento que sentir el calor de la taza cuando chopeas el pan de yema.

Foto: Instagram

Birria, La Polar

No es sólo uno de los mejores remedios para la cruda, también lo es para el frío. Usa la receta infalible tapatía que también funciona como un vuelve a la vida después de una noche de fiesta.

Foto: Instagram

Ramen, Rokai

- Publicidad -

Este sitio es muy famoso por su fabulosa propuesta japonesa, pero su ramen es uno de sus secretos mejor guardados. Te recomendamos llegar temprano porque el lugar se llena rápido.

Foto: Instagram

Pozole, La Casa de Toño

Esta cadena posee el infalible BBB (bueno, bonito y barato), por ello las largas filas en las puertas de cada una de sus sucursales. Ya sea en plato chico o grande, siempre será buena opción.

Foto: Instagram

Fondue, Kuh

Es un auténtico rincón suizo en San Ángel, ubicado dentro de una señorial casona de finales del siglo XIX frente a la histórica Plaza del Carmen. Ve en grupo y prueba sus variedades de fondues y raclettes.

Pasta, Rosetta

No es ningún secreto que a Rosetta se va a comer las mejores pastas. Déjate consentir por la chef Elena Reygadas y no tengas miedo de ponerle queso parmesano a todo.

French Toast, Lalo!

Este lugar es el paraíso de los carbohidratos, desde su panadería (¡las conchas!), las pastas, las hamburguesas, pero si algo los ha hecho famosos es su french toast. Simplemente es el mejor de la ciudad.

Foto: Instagram

Churros con chocolate, El Moro

Acércate a cualquiera de sus sucursales, pide la versión de chocolatito que más te guste: español, mexicano o francés. Acto seguido, sumerge tus churros en el vasito y disfruta esa felicidad.