Foto: Shutterstock

Parece una broma o el inicio de un thriller, pero es una historia cierta, pues inexplicablemente manadas de venados de, al menos, 22 regiones de Estados Unidos y varias de Canadá empezaron a comportarse de una manera extraña. Y es que adquirieron una infección llamada caquexia crónica (CWD por sus siglas en inglés), popularmente conocida como “enfermedad del venado zombi”. Esta ataca su cerebro, médula espinal y otros tejidos, lo cual provoca una dramática pérdida de peso, falta de coordinación e, incluso, agresión; después de un tiempo, fallecen.

Este padecimiento se ha relacionado con la epidemia de las vacas locas; y aunque aún no hay evidencia de que las personas puedan ser contagiadas a través de la carne infectada, se recomienda evitar su consumo y manipulación. Además, las autoridades han recomendado a la población en general, pero sobre todo a quienes practican la caza que si ven animales enfermos no disparen ni se acerquen.

Foto: Shutterstock

Los científicos han estado analizando el padecimiento para comprender su distribución y cómo podría evolucionar. Y es que durante mucho tiempo se creyó que existía una barrera que impedía que las infecciones pasaran de los animales a los humanos, pero hallazgos recientes sugieren que el riesgo podría ser mayor de lo que se sospechaba.

- Publicidad -

Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Colorado, junto con científicos canadienses, reveló que los monos macacos que comieron carne de venados infectados, sí contrajeron la enfermedad. Mark Zabel, director Centro de Investigación Prion de dicha institución, explicó que hay motivos “para sospechar que la caquexia crónica podría transmitirse a los humanos. La enfermedad aún puede estar evolucionando, y podría ser solo cuestión de tiempo antes de que un prion evolucione en un ciervo que sea capaz de infectar a un ser humano”.

De manera que la recomendación es alejarse de este tipo de carne, hasta que el peligro de contagio no esté latente.