Marché Jean Talon (Foto: Cortesía)

Si le preguntas a un chef qué es lo primero que visita al llegar a una ciudad te dirá que sin duda sus mercados. Y es que se trata de la mejor manera de conocer a la gente de un destino nuevo, en él no sólo verás qué comen, sino cómo lo hacen y cuáles son sus ingredientes principales. Anota estos mercados que debes conocer en tus próximas vacaciones.

Mercado San Miguel, Madrid

No por nada recibe a 10 millones de visitantes al año pues su oferta gastronómica es impresionante. Desde que fue inaugurado hace ya un siglo, es uno de los destinos gastronómicos de los madrileños y viajeros de todo el mundo. En él, no sólo podrás comprar producto de todas las regiones de España, también podrás irte de tapas con una cañita en mano para sentirte un auténtico ciudadano de Madrid.

Mercat de La Boquería, Barcelona

- Publicidad -

Fue inaugurado en 1836 y desde entonces, los catalanes acuden a él no sólo a surtirse de distintos productos sino a disfrutar de su oferta gastronómica. Anthony Bourdain era uno de sus más grandes fanáticos y solía visitarlo cada vez que visitaba Barcelona. Te recomendamos visitar el Quim de la Boquería para comer las mejores tapas de todo el mercado.

Pike Place Market, Seattle

Junto con Chelsea Market en Nueva York, Pike Place es uno de los mercados más famosos de Estados Unidos. Visítalo y podrás descubrir los ingredientes que vuelven a la costa oeste americana una de las más importantes en cuanto a producto se refiere, sobre todo en cuanto a pescados y mariscos por lo frío de sus aguas. Las almejas, ostiones, cangrejos y salmones son un obligado. No te pierdas el espectáculo de lanzamiento de pescados y asegúrate de comer en sus restaurantes.

Marché Jean Talon, Montréal

Es el segundo mercado más grande de América después de la Central de Abastos. Visitarlo es todo un espectáculo donde los visitantes podrán probar de primera mano los productos que se producen en todo Canadá, con especial énfasis de la provincia de Québec. Hay de todo, desde frutas de temporada, sidra, vinos de hielo, charcutería a base de alce, quesos, panadería y todo lo que se te pueda ocurrir. Te recomendamos buscar un guía de turistas que te lleve a los puestos más emblemáticos.