Foto: Shutterstock

Pan recién hecho, huevos escalfados y tocino, plato con frutas tropicales o quesos y carnes frías, tostas de aguacate, diferentes combinaciones de jugos, café, té o lo que se te antoje para armar un desayuno perfecto, es buena idea. Pero si, además agregas un paisaje hermoso y la palabra “flotante”, entonces ya tienes una experiencia gastronómica diferente.

Y es que la nueva tendencia en los hoteles de lujo de todo el mundo es el desayuno flotante. Se trata de que éste sea servido en una canasta (especialmente hecha para esto), se coloque en la superficie de una alberca (de preferencia infinity pool) con todos los alimentos que solicitaste previamente y tú puedas meter la mitad del cuerpo para comer mientras te relajas y observas el horizonte.

Foto: Shutterstock

La idea surgió hace varios años, pero sólo se aplicaba en un par de hoteles en Bali, Indonesia, hasta ahora que se ha extendido alrededor del mundo como una nueva manera de consentir a los huéspedes; en especial a las parejas que van de luna de miel y prefieren quedarse en la habitación.

- Publicidad -

Normalmente, el desayuno flotante comienza a media mañana, los huéspedes solo tienen que reservar y elegir los alimentos; en la mayoría de los lugares la comida ya está incluida, pero se cobra el servicio. Un mesero llega a la habitación, prepara la canasta con los platillos y con delicadeza la coloca en la orilla de la alberca.

Enseguida tienes que entrar a la piscina, lentamente para evitar un desastre; sin embargo este es el único momento en el que es necesario poner atención, después todo fluye. Volver a poner el vaso en la canasta o cortar algo en el plato es igual de cómodo que hacerlo sobre una mesa que no está flotando. Uno de los hoteles donde se puede disfrutar de esta experiencia es el Banyan Tree Ungasan; sin duda, es mejor que desayunar en la cama.