Bar en Buenos Aires (Foto: Shutterstock)

Originario de Italia, el fernet es uno de esas bebidas alcohólicas que genera opiniones polarizadas: o lo amas o lo odias. Todo se debe a su gusto amargo originado por su mezcla de una veintena de hierbas que se maceran en un destilado de vino y después pasan tiempo en barricas de roble. Aunque originalmente era una digestivo, la costumbre actual es que se bebe todo el tiempo, sobre todo en Argentina, especialmente mezclado con refresco.

La locura argentina por el fernet tiene varias explicaciones. La más obvia es su población que proviene de una fuerte migración italiana durante el siglo XIX. Fue tan grande que más de la mitad de la población argentina tiene orígenes italianos. Estos primeros migrantes llevaron todas sus costumbres, incluído el hábito de beber fernet aunque se hacía para fines medicinales. Posteriormente se convirtió en algo recreativo aunque se sigue utilizando para aliviar algunas dolencias.

Fernet (Foto: Shutterstock)

La única destilería de fernet fuera de Italia

Es tanta la demanda de fernet en la Argentina que Fratelli Branca tuvo que poner una destilería en el país sudamericano (la única fuera de Italia). Además del tema de migración, otra explicación por el gusto de los argentinos por el fernet reside en su paladar, pues son amantes de los sabores amargos —beben mate desde pequeños—.

- Publicidad -

Si bien la forma más popular de beberlo es mezclarlo con Coca Cola, con el alza del movimiento de coctelería en Buenos Aires, ahora los bartenders están experimentando nuevas formas de disfrutar la bebida oficial de Argentina y darle un toque mucho más creativo al icónico trago.