Shutterstock
- Publicidad -

Al parecer, encontrar comida rica y que la sirvan rápido es el ideal que buscamos muchos citadinos, especialmente porque siempre andamos de prisa. Sin embargo, sólo estamos atentos al resultado final y no nos detenemos a pensar en el tipo de cocción o de higiene que hay en la zona de fast food. Los trabajadores, antiguos y actuales, de restaurantes de comida rápida revelaron algunos secretos de estos lugares que te quitarán las ganas de volver a pedir estos platillos.

Refresco o cualquier bebida con hielo

“Las máquinas de hielo no se limpian a fondo. Se desinfectan, pero eso es superficial y en la parte interna (la bandeja o los tubos de agua) son imposibles de limpiar sin hacer el completo con un producto químico pesado que elimina las bacterias”.

Shutterstock

Café

Lo mejor es comprarlo en las mañanas, después te servirán el mismo producto que ha estado en la máquina durante cinco horas. Además, en algunos lugares el descafeinado es el mismo que el café normal, así que tendrías que ser un experto para distinguirlo. Ah! Y la máquina para el frapuccino tampoco la limpian.

- Publicidad -

Lee: Estas son las tendencias gastronómicas que veremos el próximo año

Nachos

“Generalmente cuestan lo mismo que una hamburguesa, una pasta o casi cualquier otra cosa del menú y sólo son totopos con queso. Éste siempre es de muy mala calidad”.

Shutterstock

Pizzas personales

Debes analizar si te conviene porque, a veces, sale más barato (o por el mismo precio) pedir una pizza mediana de 1 o 2 ingredientes.

Foto: Pexels

Ensalada de atún

“El atún ni siquiera está refrigerado. Viene en una bolsa y se sirve una pieza con dos raciones de mayonesa y para tapar el sabor se puede agregar más mayonesa. Lo mejor es no pedirlo”.

Fika: el coffee break sueco que necesitamos implementar ya

Los recipientes de metal en los que se preparan sólo se enjuagan y muchas veces, cuando el que lo produce deja caer la cuchara para mezclarlo, la saca con sus propias manos.