- Publicidad -

Detrás de cada restaurante hay una gran historia de los cocineros, de los fundadores o de las familias que estuvieron desde el inicio y, por supuesto, de los platos.

De acuerdo con New York Times estos son cinco de los más baratos y exitosos que puedes encontrar en la Gran Manzana. Sin duda, te darán ganas de ir a conocerlos.

Ajo y orégano

Enver y Jeudy Pérez son dos hermanos que nacieron en Santo Domingo, República Dominicana, pero que crecieron en el Bronx. Abrieron una pequeña cantina donde Freddy Pérez, el hermano mayor, supervisa el piso. Maritza Reynoso, su madre, hace la salsa picante de la casa, dos tías asan las costillas y suministran el arroz. Suena la música de merengue y casi todos los comensales hablan español.

View this post on Instagram

El que sabe sabe

A post shared by Ajo & Oregano Restaurant (@ajoyoregano_restaurant) on

- Publicidad -

Lamoon

En Elmhurst, Queens cada vez hay más restaurantes tailandeses, uno de ellos es el de Arada Moonroj, quien extrae las recetas de su madre de Lampang, en el norte de Tailandia. Hace su propia interpretación con ingredientes que van desde la verde y deliciosa jackfruit, hasta insectos y cerdo, pasando por las especias que intimidan a los estadounidenses.

Little House Café

Este lugar comenzó como una panadería y aún lo es, pero ahora tiene mesas y sus dueños, Michael Lee y su esposa, Helen Bay, sirven platos que recuerdan a la comida de Malasia. También sus hijos participan: Jackson, el mayor, se encarga de la comercialización; Joanne de la caja registradora y Jeremy, el más joven, ayuda en la cocina. Hay desde Char Kway Teow, fideos de arroz, huevos raggedy, cerdo, camarones y anillos de calamar carbonizados, hasta pasta de pescado, tofu y curry.

View this post on Instagram

At @littlehousecafeinc, a great dome of bread is presented to the table whole, then whisked away — like Dover sole, for private filleting — and cut open with scissors, eight snips. When it re-emerges from the kitchen, it looks like a crab stranded on its back. At its heart, fragrant and steaming, lies a packet of turmeric-stained chicken curry, carefully contained in plastic wrap and foil to keep it from leaking into the dough while baking. The surrounding bread, enriched with milk and a fillip of sugar, is somehow dense and porous at once, with a sweetness just shy of challah’s; dipped, it drinks up the curry in a rush without falling apart. The dish, called Golden Pillow, must be ordered at least six hours in advance. 📷: @anrizzy

A post shared by Ligaya Mishan (@ligayamishan) on

Ciénega Las Tlayudas De Oaxaca

Desde Cienega de Zimatlán, en Oaxaca, llegó a Nueva York Maximo Ojeda hace 20 años. Primero trabajó de lavaplatos, después junto con su esposa Eva Mendes abrió una bodega en Corona, Queens. En 2014 llegó su suegra, Margarita Pérez, y se hizo cargo del menú para incluir las tradicionales tlayudas con asiento, quesillo y frijoles negros cocidos a fuego lento con hojas de aguacate.

Lagman House

Gulshat Azimova preparó sus primeros platillos a los 12 años, junto a su madre, en el pueblo de Zhalpaktobe ubicado al sur de Kazajstán. Ella y su esposo, Damirzhan Azimov, son dungans, descendientes de comerciantes musulmanes; sólo hay 100 mil en todo el mundo, así que trabajan para dar a conocer su cocina. Predominan los fideos de diferentes formas, colores y sabores. Vale la pena el viaje.