Foto: Shuttersrock
- Publicidad -

Cuando estás en un bar, la bebida que elijes refleja tu imagen y, por supuesto, tus gustos; sin embargo, la verdadera decisión depende de otros factores, como tu estado de ánimo, el dinero que llevas (o puedes gastar) y las calorías que estás dispuesto a consumir. Por eso, te dejamos las bebidas de las que, definitivamente, te tienes que mantener alejado.

Bebidas frozen y té helado Long Island. Ambas son refrescantes, pero las primeras las sirven en vasos grandes con jugos azucarados y el segundo también tiene una gran cantidad de azúcar, dependiendo del alcohol que agregue el mixólogo, puede alcanzar hasta 780 calorías. Así que si no quieres romper la dieta, mejor ni pienses en estas.

Gin & Tonic. En especial, debes evitar las combinaciones con frutas, miel y otros ingredientes que le agreguen calorías, pues puede alcanzar hasta 124. De preferencia pídelo con agua mineral, no con agua quina.

Foto: Shutterstock
- Publicidad -

Mojitos y Rusos Blancos. Estos llevan elementos que podrían estar en mal estado; en el caso del mojito, las hojas de yerbabuena; y en el del ruso blanco, la leche o crema. Ambos ingredientes duran mucho tiempo dentro de los bares sin que sean sustituidos por otros más frescos, así que podrían hacerte daño.

Coctelería con bebidas energéticas. Mientras que el alcohol actúa como un depresivo, las bebidas energéticas hacen lo contrario y enmascaran tanto el sabor del licor, como la sensación de ebriedad, y las personas terminan bebiendo más de lo que deberían; por eso se debe tener cuidado con estas mezclas.

Shots. Pueden resultar divertidos, pero son formas astutas de los bares para cobrar más por menos alcohol. Y es que el vaso puede dar la impresión de tener más capacidad, pero en realidad la cantidad de líquido es, generalmente, de dos onzas; además, después de varios tragos a nadie le importa y la cuenta puede ser grande.