- Publicidad -

Del 5 al 15 de febrero, Grand Velas Riviera Maya rendirá un homenaje a las 16 denominaciones de origen que tiene nuestro país en un festival culinario sin precedentes que incluye menús maridaje, clases de cocina y hasta tratamientos de spa.

El café de Veracruz y Chiapas; el cacao de Tabasco; el arroz de Morelos; el mango ataulfo de Chiapas; el chile yahualica de Jalisco y el chile habanero de Yucatán; la vainilla de Papantla, Veracruz; la talavera de Puebla; el olinalá de Guerrero; el ámbar de Chiapas; el bacanora de Sonora; la charanda de Uruapan; el sotol de Chihuahua; el tequila de Jalisco; y el mezcal estarán representados de diversas maneras para que los huéspedes puedan conocerlos y disfrutarlos.

- Publicidad -

También probarás el mezcal artesanal creado exclusivamente para Velas Resorts por un maestro mezcalero, éste lo encontrarás en las suites. Además de las degustaciones, catas de mezcal, tequila, bacanora y sotol, los huéspedes también tendrán amenidades de bienvenida que consisten en una caja de olinalá y un brazalete de ámbar.

Los diseños de olinalá son el resultado de un largo y laborioso proceso que involucra hasta 29 pasos de tallado, pintura y laqueado con un barniz derivado de plantas e insectos. El ámbar es una resina fosilizada obtenida del árbol guapinol, extraída de las cuevas desde la era prehispánica.

Mezcal Grand Velas

En el spa, tratamientos de 80 minutos incluirán algunas de las denominaciones. Uno de ellos es el masaje de mezcal que cerrará con un caballito de mezcal con limón y chaya.

Otro es la Experiencia Maya Kaapeh y Kakaw, que activa la circulación de la sangre con una exfoliación de café, seguida por un masaje antioxidante con aceite de cacao, dando a la piel mayor vigor y vitalidad. Después del tratamiento, los huéspedes podrán degustar productos de cacao, café y mango ataulfo en una plato de talavera.

El tercer tratamiento, llamado Kaab y Xahnat, consistirá de un masaje para cuerpo y rostro, hecho con miel de xtabentún y un bálsamo de vainilla que ayuda a desestresarse. Sin duda, un gran plan para pasar unos días de goce total.