Woman making homemade pasta.
- Publicidad -

Remitirse a la pasta, cuando se piensa en gastronomía italiana es prácticamente automático. Este elemento es básico en los menús de hogares y restaurantes italianos, y su consumo sigue siendo habitual en los habitantes de ese país. De hecho, la AIDEPI, Asociación de la Industria del Postre y la Pasta Italiana por sus siglas en italiano, realizó un estudio que demuestra que ocho de cada diez jóvenes italianos come un plato de pasta prácticamente diario.

De diferentes formas, tamaños y usos, la pasta es uno de los elementos insignia de la gastronomía italiana. Su versatilidad permite que las opciones de preparaciones sea casi infinita, desde los clásicos como al pomodoro o marinara y bolognese, hasta all’amatriciana, que lleva papada de cerdo y queso pecorino; o alla boscaiola, hecha con una salsa de hongos porcini. Con tantas alternativas disponibles, resulta lógico que la media nacional de platos de pasta consumidos a la semana por italianos sea de 6,5.

Fettuccine Alfredo with Parmesan cheese on a rustic table

Hoy la pasta es famosa en todo el mundo y existen preparaciones tan adoradas que incluso tienen fechas específicas para ser celebradas. Tal es el caso de el fetuccine Alfredo, cuyo día nacional en Estados Unidos es el 7 de febrero. Esta receta fue inventada en 1914, cuando Alfredo Di Lelio decidió preparar un plato sustancioso para consentir a su esposa, que se encontraba en estado de posparto. Consiste en pasta con salsa de huevo, mantequilla y parmesano. ¿Así o más indulgente?

- Publicidad -

Sin embargo, la fama llegó seis años después gracias a los actores americanos Douglas Fairbanks y Mary Pickford, quienes quedaron cautivados por el platillo y difundieron su existencia en Estados Unidos. Curiosamente, la fetuccine Alfredo en Italia es conocida con otros nombres como “al burro e formaggio”. Pero su delicado sabor se conserva.