Woman making the most of her lunch break

Si eres de los que piensa que la música mejora cualquier experiencia, probablemente estés en lo correcto. Esto se debe a las conexiones sensoriales que todo el tiempo realiza el cerebro humano. Tomando en cuenta ese dato, recientemente neurocientíficos, chefs y artistas han estado trabajando en conjunto para crear nuevas experiencias que involucran maridaje de canciones y recetas de platillos o bebidas.

Charles Spence, profesor de psicología experimental en la Universidad de Oxford aseguró al periódico The Guardian que los sentidos están conectados en formas sorprendentes. De ahí que las investigaciones sugieren que el cerebro humano relaciona a los sonidos altos o agudos con sabores dulces, y a las notas bajas o graves con los ácidos.

- Publicidad -

Spotify crea “Cosmic Playlist” de acuerdo a tu signo zodiacal

La clave de la influencia de la música en la comida es que ciertas notas musicales pueden atraer la atención a algunos tipos de sabores presentes en los platillos. Por eso, la mayoría de las canciones de The Beatles son un buen acompañamiento de un clásico Fish & Chips. Mientras que Nessun Dorma, pieza de Pavarotti, enfatiza las notas amargas de alimentos como café y chocolate.

Algunos restauranteros y chefs están tomando en cuenta los resultados de las investigaciones de Charles Spence. Aquí en México la chef Gabriela Ruiz utiliza en su restaurante Carmela y Sal el término Sinestesia Musical para crear platillos inspirados en canciones de Alex Syntek y Monsieur Periné.

Los mejores lugares para comer insectos en CMDX

Por su parte, en el restaurante londinense Parlour idearon una experiencia personalizada para cada comensal. En la que mientras el chef Jesse Dunford Wood prepara un elaborado postre, los clientes observan el espectáculo y escuchan música que surge de audífonos personales. Así que ya sabes, la próxima vez que organices una cena piensa bien el soundtrack de fondo.