- Publicidad -

Aunque ya ha conquistado a los viajeros por su cultura fascinante, la república germana también ofrece una cocina única y reconocida en todo el mundo. Descúbrela en tu próximo viaje.

Las opciones son tan variadas que tu paladar quedará satisfecho. Tanto si optas por comer en uno de sus mesones tradicionales, como si eliges uno de los 300 restaurantes gourmet o con estrella Michelin del país.

Cocina tradicional

Si te interesa conocer sus platos más emblemáticos, lo primero será que visites su ruta de quesos que se realiza en Schleswig-Holstein y donde podrás probar más de 100 tipos diferentes, ya sea de oveja, cabra o de vaca. Después, debes saborear su legendarias galletas Aachener Printen elaboradas con miel y pasta fina que son decoradas con nuez, cereza o almendras.

- Publicidad -

Lee: 8 restaurantes para dar la vuelta por el mundo sin salir de la colonia Roma

Para la hora de la comida, el platillo que deberás pedir son las albóndigas de papa rellenas, y para el postre las bolitas de chocolate y nata que desde 1804 venden la fábrica de chocolates Halloren. Obviamente no puedes dejar de probar sus cervezas, recuerda que aquí existen más de 5000 variedades.

Paladares gourmet

El estilo más activo en Alemania es la re-interpretación de las recetas más antiguas para adaptarlas a platos más sencillo y modernos. Ammolite es una restaurante con estrella Michelin donde su chef Peter Hagen-Wiest presenta platos sofisticados con influencia francesa.

Otro es el restaurante Aqua de tres estrellas donde se combinan sabores y diseño. Su chef es Sven Elverfeld quien crea a partir de los ingredientes de temporada platos creativos que exploran texturas pero con sabores clásicos. También está el restaurante Atelier, de cinco estrellas donde el chef Jan Hartwig ofrece platos inusuales que son pequeñas obras de arte.

Más allá de las cervezas

Seguramente sabía que Alemania también es una región vitivinícola. Pero sino, entonces otra opción para conocer sus sabores es recorriendo una de ellas, son 13 en total. Desde el Riesling hasta el Spätburgunder, el rey de los vinos tintos. O bien, puedes ir hacia Mosela, Sarre y Ruwe donde se cultivan desde hace 200 años los mejores Riesling. En ambas rutas, encontrarás visita a los viñedos, degustaciones, catas, y hasta hospedaje.

Más sobre el destino y su gastronomía. www.germany.travel