Filter cold brew coffee bottle and glass on a wooden table. Loft design
- Publicidad -

Si una taza de café es perfecta para los días lluviosos, un vaso de cold brew es ideal para la temporada primaveral. Tan solo imagínalo: todo el sabor del café, pero en frío. Como su nombre lo indica, este método de preparación del café se realiza en ausencia de calor. Sí, de principio a fin. De ahí que se obtenga una infusión con más cafeína que puede disfrutarse a cualquier hora del día. Esta bebida es muy particular, por eso existen algunos datos que ayudan a entenderlo mejor.

El proceso de preparación es lento: consiste en hacer una infusión de café molido con agua a temperatura ambiente o fría durante 15 o hasta 24 horas. Este tiempo de reposo en agua permite la extracción de más cafeína, en comparación con un espresso.

- Publicidad -

Cada quien tiene su propia receta, por ejemplo, Java House decide preparar el suyo con una infusión de granos de café 100% arábiga, procedentes de Colombia, en agua fría por 12 horas. Así obtienen una bebida de sabores que recuerdan al chocolate, con menos acidez y más suavidad que una taza de café tradicional.

Lee: La mejor hora del día para tomar café

Cómo prepararlo

Se comienza con granos de café molidos y agua. Las proporciones suelen variar, pero una referencia útil es de 100 gramos por cada litro. Prepararlo es sencillo, pero requiere paciencia: solamente se necesita mezclar ambos ingredientes y dejarlos reposar en el refrigerador durante 15 o 20 horas. Eso sí: para obtener un resultado sobresaliente, ambos elementos deben de ser de calidad.

Para disfrutarlo

Solo, con hielos o con leche, esas son las combinaciones habituales. Sin embargo, algunas personas lo mezclan con agua tónica o hasta jugo de naranja. Para hacerlo más sencillo de disfrutar, Java House tiene sabores diferentes: de frappé con vainilla, de moka, café con leche y de caramelo salado. Disponibles en diferentes puntos de venta.