Piece of tasty hot lasagna with red wine. Small depth of field.
- Publicidad -

Existen pocas cosas tan indulgentes como una lasagna. Con tan solo imaginar a sus tres ingredientes básicos -queso, salsa de tomate y pasta- cualquiera sonreiría. Por eso, este clásico italiano merece la mejor compañía, una que resalte sus cualidades y sabor. Hablamos del vino, pero no cualquiera. Conoce la mejor opción.

Lo ideal es que el vino esté hecho con uva sangiovese, ya que la marcada acidez del líquido, junto con los perfiles astringentes del mismo, son ideales para maridar con preparaciones que contengan salsas de tomate mezcladas con bechamel. Además, si a la receta se le agrega algo de picante y carne, este tipo de vino también hará un gran papel como compañía. Algunas de las etiquetas sobresalientes son los Chianti Classico.

Otras opciones que también pueden maridar con lasagna son de uva aglianico. Por ejemplo: Aglianico del Vulture y Aglianico del Taburno. Estas etiquetas son ideales si además el platillo contiene mozzarella, ricota, albóndigas o salchicha. Por su parte, la lasagna blanca, preparada normalmente en zonas del norte de Italia con bechamel y queso, va perfecto con uvas como la Arneis. Algunas etiquetas son: Langhe Arneis y Roero Arneis.

- Publicidad -

Lee: La nueva app que te dice cómo maridar queso con whisky

Una recomendación más: si encuentras una lasagna con pesto, marídala con uva vermentino. Los vinos son refrescantes y secos, ideales para el toque herbal de la preparación.