Millennial woman in comfy clothes travelling alone in plane. She is sitting comfortably, drinking ginger ale and eating a sandwich while watching a movie on her digital tablet. She has auburn long hair and eyeglasses. Horizontal waist up indoors shot with copy space.
- Publicidad -

Nadie quiere arriesgarse a sentir malestar estomacal mientras vuela. El viaje apenas comienza, por eso es mejor seguir las recomendaciones de qué y dónde comer antes de volar. Y es que pareciera que la regla general es que comer en los aeropuertos es decepcionante, aunque claro que siempre existen excepciones.

Pero la preocupación real va  más allá de los restaurantes que ya tienen cautivos a los clientes y que no se esfuerzan por mejorar su sazón, hablamos de las intoxicaciones alimentarias. ¡Nadie quiere sentir eso en pleno vuelo! Por eso, la recomendación de Whitney Filloon, ávida viajera y escritora en Eater, es recordar la infancia y comer nuggets de pollo.

De hecho es lo más saludable que se puede elegir, debido a que la fritura está hecha en aceite caliente, factor que logra eliminar bacterias que podrían causar momentos incómodos en el avión. Además, el alto procesamiento por el que pasan los nuggets de pollo, los hace inocuos y confiables. Al contrario de las ensaladas, los smoothies o los vasos de fruta, cuyos ingredientes podrían no estar completamente desinfectados.

View this post on Instagram

A pic so good, you could eat it.

A post shared by McDonald's (@mcdonalds) on

- Publicidad -

Por si fuera poco, los nuggets seguro recuerdan a la infancia y provocan una sensación familiar y confortable ante la ansiedad que los aeropuertos siempre generan. ¿Cuál estrés? Las líneas, filas para la seguridad, vuelos retrasados, puertas de abordaje que cambian o que cierran al minuto.

Lee: Los destinos internacionales más económicos al viajar con escalas

Otro plus es el precio: en lugar de gastar considerables cantidades en una comida que muy probablemente será mediocre, los nuggets de pollo siempre sabrán igual, por menos de 100 pesos. Una sugerencia es guardar uno para el vuelo en caso de que la comida del avión no sea lo más antojable porque tienen una gran aliciente: nunca son escandalosos en aroma. Eso sí, podrían no ser una grandiosa opción para vegetarianos y celíacos.