- Publicidad -

Cualquiera pensaría que después de un naufragio, todo se pierde de forma irremediable. Sin embargo no siempre es así, pues algunos aventureros han optado por recuperar los tesoros que se han hundido hasta el fondo del mar. Tal es el caso de Jamie Adams, quien decidió formar un equipo de buceo para explorar un barco hundido. La recompensa fue grande: encontró botellas intactas de cerveza.

Lee: Las abejas robot son una realidad y están patentadas

La búsqueda de este ingrediente comenzó en 2015, sin embargo fue hasta dos años después en los que la osadía dio resultados. Gracias a la aventura, Jamie Adams (quien además es copropietario y cervecero de Saint James Brewery), pudo lanzar al mercado la nueva cerveza Deep Ascent, en la que utiliza levadura de un naufragio que data de 1886.

- Publicidad -

Luego de recuperar la cerveza de hasta 133 años, un microbiólogo corroboró que los microorganismos resistieron el paso del tiempo debido a las bajas temperaturas y la falta de luz y oxígeno. A partir de ahí, la magia comenzó, pues trabajaron en nutrirlas y darles condiciones ambientales adecuadas para “revivirlas”.

Lee: 3 documentales que todo viajero debe ver

Pero, ¿a qué sabe una cerveza hecha con levaduras de 133 años de edad? De acuerdo con Adams, la cerveza tiene un sabor ligeramente afrutado y recuerdos fuertes a lúpulo. La etiqueta ya está a la venta en el sitio de Saint James Brewery.

¿Hay otros ejemplares?

A la fecha existen otros cerveceros aventureros que han creado cervezas con levaduras “de naufragio”. Stallgahen 1842 y Stalhagen 1843 son dos etiquetas inspiradas en la “cerveza más antigua del mundo”, descubierta en la costa de Finlandia. Y en diciembre del 2018, científicos australianos recuperaron una cerveza de 220 años, con todo y los microorganismos. Para conmemorar este descubrimiento crearon The Wreck Preservation Ale, que presume de tener aromas a clavo y un toque de chocolate en boca. Habrá que probarlas y evaluarlas por nuestros propios paladares.