- Publicidad -

Essencia 2008 es el más reciente lanzamiento de Royal Tokaji, un vino dulce húngaro hecho con procesos tan cuidadosos que cada botella está valuada en 400 mil dólares. Para crearlo se necesitan 400 libras de uvas, además de vendimias a mano que ocurren después de una muy larga maduración para concentrar al máximo los azúcares de la uva.

Originalmente esta añada (la sexta de la bodega) fue lanzada en el 2016, año en el que estuvieron disponibles poco más de dos mil botellas. Tres años después Royal Tokaji puso a la venta otra parte de la misma, con tan solo 18 decantadores de 1,5 litros cada uno.

- Publicidad -

Lee: Estos son los 4 cocteles que la reina Isabel II disfruta durante el día

El líquido es el resultado de la mezcla de tres uvas: Furmint, Hárslevelü y Muscat Amarillo. Todas fueron atacadas por el hongo de la botrytis cinérea, responsable de la “podredumbre noble”. El resultado es un vino dulce muy concentrado, con poco menos de 2% de alcohol y con alrededor de 450 gramos de azúcar por litro. Además, el Royal Tokaji únicamente puede producirse en añadas excepcionales, cuando las condiciones climáticas son perfectas para tener un mosto tan dulce que toma años en fermentar.

El resultado es un elixir untuoso y aromático, con gran equilibrio entre el dulzor y la acidez. Por algo es conocido como el vino de postre.