- Publicidad -

Entre tantas opciones disponibles en los supermercados, el pasillo de los aceites puede resultar abrumador: uno debe de elegir por marcas, orígenes, calidades y hasta tipo de botella. Pero hay uno en especial que causa confusión, y ese es el aceite de oliva, el cual está envuelto en mitos y misterios de cómo utilizarlo. Aquí algunas reglas para usarlo de forma adecuada.

De acuerdo con diversos estudios médicos, incluir al aceite de oliva en la dieta diaria aporta beneficios al cuerpo. Esta grasa está colmada de antioxidantes y antiinflamatorios que reducen las posibilidades de tener condiciones como artritis, problemas del corazón, diabetes tipo 2 e infartos. Pero hay un secreto, se debe de utilizar (y almacenar) de la forma correcta.

- Publicidad -

Antes que nada: guárdalo en un lugar oscuro, lejos de temperaturas cambiantes y la luz, así como de aromas extraños. Cualquiera de esos tres elementos puede cambiar sus propiedades organolépticas.

Para qué usar cada tipo

Lee: Mugaritz, el restaurante en la lista The World’s 50 Best desde 2006, viene a México por un día

Aceite de oliva virgen extra

Definitivamente este es el que más propiedades organolépticas tiene. De ahí que es conveniente usarlo para platillos o recetas frías como dips y ensaladas, así conservarás su potente sabor. La recomendación es no utilizarlo para cocciones.

Aceite de oliva virgen

Tiene un sabor más suave que el anterior y funciona muy bien para saltear verduras en la sartén. También puede añadirse a platillos fríos, ya que su porcentaje de acidez es de 2%.

Aceite de oliva puro

Todas las botellas que tengan esta leyenda se refiere a que es una mezcla de aceite de oliva refinado y aceites vírgenes. Sirve para sofritos y ligeras frituras que se hacen en un sartén, donde la temperatura es más fácil de controlar. En caso de utilizarlo se debe poner atención de no alcanzar el punto de humo.

Lee: Lovelí, donde cada platillo es una obra de arte

Dont’s

Usar el aceite de oliva para todo es una práctica errónea. Especialmente si el objetivo es freír. Existen otros tipos de aceites, como el vegetal, mucho más adecuados para esta técnica culinaria. Mientras que para hornear, el aceite de semilla de girasol puede ser el mejor aliado.