iStock
- Publicidad -

¿Eres más un Cab Sav o te identificas personalmente como Pinot Grigio? También aceptaremos un rosado derivado de Pinot Noir. Al igual que tus colores favoritos, tu signo astrológico y tus gustos en la música, tu elección de vino puede revelar algo sobre tu personalidad.

Según una encuesta realizada por Coravin (un producto de conservación del vino) de 2,000 estadounidenses mayores de 21 años (por supuesto) reveló algunas diferencias interesantes de personalidad entre las personas que preferían el vino tinto y las que preferían el blanco.

Lamentablemente no hay datos sobre los bebedores rosados. Tal vez eso sea en el estudio del próximo año.

- Publicidad -

Lee: Las ciudades del mundo más caras para tomar cerveza

Además de estar en edad de beber, todos los encuestados dijeron que bebían cuatro o más copas de vino por semana. De todos los encuestados, el 72 por ciento dijo que su lugar favorito para beber es en casa, el 49 por ciento dijo que les gusta beber en eventos o reuniones, y el 75 por ciento dijo que a menudo beberán lo que todos los demás toman, incluso si prefieren otra cosa. El 62 por ciento dijo que a menudo no beben después del trabajo o con la cena porque no quieren abrir una nueva botella. Pero cuando se trata de preferencias de vino, los resultados se vuelven bastante oscuros.

Vino Tinto

Si tu eres un bebedor de vino tinto, es más probable que te describa a ti mismo como un “aficionado al vino” (incluso si no lo eres, asumimos), por lo general son madrugadores, introvertidos, prefieren perros, escuchan jazz. Te identificas como aventurero, humilde y organizado, y gaste un promedio de $ 800 pesos por botella.

Vino Blanco

Los bebedores de vino blanco son menos propensos a llamarse a sí mismos “aficionados al vino”, son búhos nocturnos, extrovertidos, prefieren gatos, escuchan punk, se identifican como curiosos, sarcásticos y perfeccionistas, ellos gastan un promedio de $ 700 pesos por botella.

Lee: ¿No bebes alcohol? Podrías predisponerte a padecer demencia

Básicamente, son polos opuestos entre sí. Podríamos pensar que habría más opciones entre estos dos, tal vez es donde vive la gente que toma vino rosado.

Para algunos bebedores de vino, puede ser una novedad saber que el gasto promedio en una botellas es de $ 700 a $ 800 pesos. De hecho, la mayor parte de la comercialización del vino es un efecto placebo, lo que nos hace pensar que una botella más cara es “mejor” que una menos costosa. Pero no importa qué tipo de vino elijas, puedes tener la seguridad de que una cantidad moderada podrá ser buena para tu corazón, o incluso ayudarte a hablar un idioma extranjero. Los beneficios del vino no tienen fin.