- Publicidad -

Sam Edelman es el dueño de una sucursal de Kentucky Fried Chicken y está convencido de que merece una estrella Michelin. “Técnicamente cubrimos los requisitos, así que vamos a ver qué pasa”, menciona Sam, cuyo restaurante se encuentra en un área remota de Australia. Para llegar a oídos de los críticos gastronómicos creó un grupo de Facebook llamado “Kentucky Fried Chicken deserves a Michelin Star”. Aquí sus razones.

La guía Michelin es una publicación anual que evalúa restaurantes alrededor del mundo utilizando un sistema de estrellas. Son tres niveles que hacen alusión a un viaje por carretera, el primero se refiere a lugares en los que “conviene detenerse”; el segundo a sitios que “valen el desvío de ruta”; y el tercero, es para establecimientos que “merecen un viaje especial para conocerlos”.

- Publicidad -

“Nuestro restaurante es el más remoto de la cadena de KFC. Tenemos clientes que viajan cientos de kilómetros para comer aquí”, declara Sam. Pero, ¿cómo surgió esta idea? Fue gracias a Netflix, específicamente un capítulo de la serie Street Food en la que mencionan que el puesto ambulante de Jay Fai obtuvo en el 2017 una estrella Michelin.

Lee: Los waffles que están volviendo loco a Estados Unidos

Sin embargo hay un problema con el plan de Sam, la guía Michelin no incluye restaurantes australianos en sus evaluaciones. ¿Tú qué opinas?