- Publicidad -

Con una historia que data al siglo XVI, la antigua Hacienda de San Andrés en Ayapango, Estado de México, tiene una envidiable ubicación al pie de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Ahora es un hotel entre cientos de hectáreas que se convirtieron en terrenos de cultivo que se siguen trabajando.

Este recinto vio pasar a los grandes hacendados que talaban los primeros árboles para construir la Nueva España, y muchos años después fue comprada por un productor de Cine y Televisión, quien la reconstruyó para hacerla un centro de producción; funcionó muchos años así, además de la siembra de granos y cría de ganado.

La Hacienda se convirtió en el núcleo de creación de varios documentales, programas de educación para niños y adultos y películas de ficción, pasaron por aquí muchos directores, actores y actrices mexicanos e internacionales, artistas plásticos, poetas, escritores y músicos. Todos aprovecharon la belleza de San Andrés para su inspiración. Muchas de estas obras siguen estando hoy en día en la Hacienda.

- Publicidad -

Con toda la historia que respalda a la Hacienda de San Andrés no podemos hablar sólo de un hotel, un proyecto de ganadería o la siembra de cereales y hortalizas como proyectos separados, es mucho más que eso; ya que todas estas labores se unen bajo la misma premisa: lograr acercar el campo a la ciudad. 

Su propuesta gastronómica engrandece las tradiciones mexicanas y se muestra en los menús que propone Marco Margain en su restaurante “La Era” (nombre que se rescata del primer cuadro registrado de Diego Rivera, pintado en Hacienda San Andrés en 1904).

Del campo a la mesa

El interesante compromiso del restaurante y su chef, tiene que ver con regresarle a la tierra erosionada y desnutrida, poco a poco los minerales, materia orgánica y biofertilizantes que en los últimos años han hecho ya un cambio muy positivo en los alimentos que ahí se cosechan. Algunos de estos alimentos destinados para nuestros animales y otros que enviamos a la ciudad a restaurantes amigos que comparten esta labor y nos piden algunos productos de hortaliza y ganado.

Conoce más detalles sobre las estadías que ofrece este lugar lleno de historia y tranquilidad, ideal para salir de la ciudad y acercarse al campo.