- Publicidad -

Este verano, transpórtate a las regiones vinícolas de España con estos tres vinos, capaces de amenizar cualquier mesa y de satisfacer a los paladares más conocedores. Con uvas como tempranillo, garnacha y cabernet sauvignon, estas bebidas prometen experiencias gustativas y olfativas de la mejor calidad.

Mirto, Ramón Bilbao

Lee: Así son los vinos inspirados en Game of Thrones

- Publicidad -

Para muchos –y una lista interminable de premios lo avala–, este tempranillo se considera el mejor que hay en el mundo; resulta una atribución muy acertada. Con uvas de 85 años, esta etiqueta, producida únicamente cuando hay cosechas privilegiadas, ofrece un abanico de aromas que van desde la ciruela y la mora azul, hasta matices más complejos, como el tabaco y el chocolate. Con una personalidad y una estructura vigorosa y muy balanceada, es una excelente opción que traer a la mesa.

Pancrudo, de Gómez Cruzado

Garnacha cien por ciento, esta etiqueta presume un carácter fino y delicado, pero de aroma intenso y contundente. Sus notas a frutos rojos maduros y un matiz ligeramente salino le otorgan un carácter limpio y elegante, con una acidez privilegiada y una frutalidad fragante. Una buena opción para enamorarse de La Rioja.

Mas la plana, de Bodegas Torres

Con una producción limitadísima, este Cabernet Sauvignon se ha convertido en uno de los estandartes indiscutibles de Bodegas Torres. Con complejas notas a cerezas negras ahumadas, chocolate y especias, e incluso un toque de jitomate, el camino de este vino en paladar comienza de manera sutil y sólo para mostrar un final complejo y extenso y de carácter contundente.