- Publicidad -

Las formas, colores y sabores que se apoderan de la Ciudad de México parecen ser interminables. Siempre hay algo nuevo para sorprendernos en algún rincón de la ciudad. Esta vez fue en el sur, dónde el chef Maycoll Calderón nos dejo completamente felices al probar sus nuevas creaciones mediterráneas en Olenna.

Con un nombre griego y bastante romántico, entramos en un espacio lleno de naturaleza y elegancia, donde el servició es adecuado y la carta demasiado tentadora.

Los productos y platillos del mediterráneo siempre han sido parte de Maycoll, el chef que se  formó en Europa al lado de grandes eminencias del mundo de la gastronomía. Uno de sus sueños era tener un restaurante de comida mediterránea y lo ha logrado de una manera casi perfecta. Bastará con pedir algunas entradas para saber que acabas de hacer tu mejor elección del día al entrar en Olenna.

- Publicidad -

Ensalada de bonito, hummus y jocoque irresistibles, croquetas de serrano y un tiradito de atún podrían ser parte de las primeras opciones, aunque puedes espera lo mejor de cualquiera que pidas.

Lee: Descubre cuatro museos de San Francisco con comida tan sorprendente como su colección

Un imprescindible son las pastas, echas en casa con harina que se trae desde Italia. Las atractivas opciones te dejarán un poco indeciso pero puedes pedir desde la que lleva sus famosas albóndigas, hasta la más popular con un toque de limón que sólo de recordarla se me hace agua la boca.

El propósito de la comida es compartirla 

Después de una buena entrada y una pasta que abre el apetito estarás listo para los platos fuertes. Algo que amamos de este lugar es que, todo es family style, ideal para ir en grupo y compartir de todo con todos. Así que si los platos fuertes llegan más que bien servidos recuerda que la idea es compartir.

Lee: Hongos de lluvia, el complemento de temporada en el menú de Huset

Con esto en mente no temas pedir el exquisito huachinango a la hierbas finas, el sabor del romero por encima le da un toque muy especial. El salmón en una cama de cuscús o la ensalada griega son platillos frescos y ligeros. Claro está que un buen chuletón no podría faltar en la carta, y vaya que sorprende. No sólo es un corte bastante sustancioso si no que se acompaña con una salsa macha que le da el sabor picosito junto con los chiles asados que lleva al lado.

Después de esta increíble fiesta de sabores en tu boca, podrás llegar la momento culminante de la experiencia –y mi favorito- el de los postres. Hay opciones para todos los gustos, y sin duda pedir dos o tres para compartir será lo ideal, no te arrepentirás ni te quedarás con las ganas de probar varios.

Visita este delicioso espacio y cuéntanos cuál fue tu platillo preferido, seguro será una difícil decisión.