bamboo poke bar
(Fotos: Dulce Vega)
- Publicidad -

Originarios de Hawái, los poké bowls –llamados así por la palabra “cortar” en hawaiano–, son tazones de arroz blanco con distintos tipos de pescado crudo marinado, verdura y salsa.

Originalmente los comían los pescadores, quienes marinaban la pesca del día y la comían en sus botes. Hoy, estos platos son populares en todo el mundo, y, al ser platillos abundantes, saludables y de rápida preparación, se han convertido en la opción ideal para comer en días agitados.

Y aunque cada vez hay más opciones para probar estos platillos, Bamboo Poké Bar es una parada infalible, gracias a su ubicación privilegiada, en Polanquito, y a sus ingredientes de alta calidad.

- Publicidad -

bamboo poke barEl concepto de Bamboo Poké Bar es muy sencillo pero eficaz: los visitantes pueden armar su propio bowl con ingredientes que van desde atún hasta pulpo karaage, así como una amplia selección de vegetales, frutales y crocantes.

Lee: Spots de la Ciudad de México para enchilarse con salsa Tabasco

También se puede elegir entre una variedad de combinaciones pre-armadas por el chef Silverio Cervantes (quien fue parte del equipo de Rokai), entre las que se encuentran pokes como el hamachi jalapeño (que lleva salsa ponzu trufada, crunch de cebolla y jalapeño) o el clásico spicy tuna, con salsa spicy, cebollín y aguacate.

Para complementar, Bamboo Poké Bar tiene algunos platillos pequeños, como sopa miso, y postres como cheesecake de matcha y mousse. Así, los visitantes pueden garantizar que en cada visita podrán disfrutar de una comida completa, en la que los sabores hawaianos, mexicanos y japoneses están a la orden del día.