- Publicidad -

Llegar a un restaurante en el extranjero donde la comida mexicana sea la gran protagonista, genera mucha expectativa. Entrar en lo que podría ser un especiero gigante-por su decoración- y notar que todas las mesas están llenas, es sinónimo de que acabas de poner los pies en un lugar único.

Bajo el nombre de Tzuco, este espacio se deriva de la palabra huitzilizo, que en náhuatl significa “plantas con abundantes espinas”, mismas que se ven reflejadas en la decoración del lugar. No esta de más decir que el chef Carlos Gaytán fue el primer mexicano en recibir una Estrella Michelin, y que ahora ha creado un restaurante con características especiales que cuentan su historia a través de la comida.

Y para ser honestos nada da más gusto que ver a un chef mexicano deleitar paladares de todas partes del mundo con sus creaciones. El ambiente del lugar es alegre y se puede observar a todos los comensales comentar los platillos, mirar de un lado a otro, y observar como se llevan los platos de la cocina a las mesas. El servicio es preciso y de gran calidad.

- Publicidad -

Para empezar llegará a tu mesa una pequeña bandeja con panes artesanales de vivos colores acompañados de un paté de hígado, otro de pibil y uno más de pepita. Ese será tan sólo el comienzo a una velada llena de sabores increíbles. Y si no te gusta el hígado puede que termines amándolo en este paté.

Lee: Estos son los mejores restaurantes de Europa

El momento de elegir las entradas puede ser complicado, las opciones son todas muy atractivas así que no te límites. Nosotros probamos el Ceviche Verde, una de nuestras sorpresas favoritas al encontrar un sorbete de nopal por encima del aguachile de cobia.

No te detengas y también pide el Pulpo Enamorado, su suave textura y sabor de ajos rostizados serán perfectos para recibir los platos fuertes.

El versátil menú a la carta de Tzuco te dejará pedir desde Pork Pibil, un estilo de cochinita pibíl guerrerense con frijoles, aguacate y sus tradicionales cebollitas moradas. Así como un Chicharrón de Pescado que por su presentación los ojos del lugar voltearan a verte. Ambos deliciosos con un toque especial que refleja el origen casero de las recetas, con el toque de la técnica francesa que caracteriza al chef Gaytán.

Lee: Fenómenos naturales que debes ver antes de morir

Desde comidas ligeras pero también abundantes para compartir con amigos, este lugar estará en tu lista de restaurantes preferidos, no sólo por el sazón de la comida si no por su ambiente y los sentimientos que provoca degustar un platillo elaborado a partir de las historias que cuenta un chef que siguió sus sueños.

“Tzuco es una carta de amor a la tierra donde nací”, dice Gaytán. “Me enamoré de la comida mientras aprendía a preparar recetas de reliquia junto a mi madre, Doña Teté. En el fondo, este menú honra la cocina honesta y con sentimiento que ella me enseñó, mientas me permite expresar mi visión actual como chef”.

En tu próxima visita a Chicago, no debes perder la oportunidad de visitar este lugar y darte el gusto de tener una experiencia única en un espacio creado por la mente maestra de un mexicano que no deja de poner el nombre de su país en alto.