- Publicidad -

El objetivo de Armand de Brignac de crear las champagnes más icónicas, alcanza un grado superior con La Collection, un excepcional cofre de edición limitada con lo más representativo de su savoir-faire. 

La familia Cattier, una estirpe conformada por 13 generaciones de vinicultores en la región de la Montagne de Reims, en Francia, ha concebido La Collection como un presente excepcional para las celebraciones decembrinas, pues reúne los mejores ejemplares de los tête de cuvée, fruto de sus viñedos.

Esta edición de Armand de Brignac para coleccionistas de los champagnes más prestigiados del mundo, se compone de las botellas de 750 mililitros de Brut Gold, Démi Sec, Blanc de Blancs, Blanc de Noirs y Golf Masters Edition, dispuestas en una caja lacada que resguarda cada uno de estos ejemplares elaborados artesanalmente por un equipo de tan sólo 18 personas.

- Publicidad -

Lee: ¿Cómo diferenciar cava, prosecco y champagne?

En el cofre se encuentra el emblemático dorado del Brut Gold, el primer cuvée de Armand de Brignac, que contiene un trío de añadas vintage, 2009, 2010 y 2012, provenientes de los terruños más laureados de la región. A su lado, se dispone un ejemplar del Golfer’s Editions, démi-sec de sabores afrutados a base de 40 % Chardonnay, 40 % Pinot Noir y 20% Pinot Meunier, que se presenta anualmente en una brillante botella verde, que rinde un homenaje a los amantes del golf.

A este dúo la acompañan una botella de Rosé, elaborada a partir de pinot noir cultivado en las plantaciones de la Montagne de Reims; región conocida por su producción de uvas de poderoso sabor e intensidad. Un tándem de monovarietales de excepción es parte de La Collection. El primero, el Blanc de Blancs; el segundo es una de las 2333 botellas del Blanc de Noirs Assemblage Two A2; el último se trata de una de las champagnes más exclusivos producido con uvas de los viñedos de Bouzy, Verzenay ,Chigny-les Roses, Ludes y Rilly-la-Montagne.

Lee: Los viñedos imperdibles que debes visitar en Mendoza, Argentina

La Collection de Armand de Brignac, que dispone armónicamente las botellas con acabado metálico artesanal de pewter francés, puede personalizarse para hacer de ella el presente más exclusivo para los enólogos y sibaritas del mundo.