- Publicidad -

¿Podrías mantener tu estilo de vida actual ganando menos de 3,000 pesos al mes? Esta es la fría realidad de más de 5 millones de pequeños campesinos en México, que poco a poco han ido abandonando la producción de alimentos.

De esta manera, se produce un círculo vicioso donde las mismas familias ya no viven del campo y necesitan conseguir dinero para obtener comida, creando un contexto de pobreza endémica. Esto provoca una perdida irreparable de biodiversidad que afecta principalmente a los pueblos indígenas nativos de Oaxaca.

Amado Ramírez y Jesús Guzmán, han desarrollado un modelo de trabajo llamado IDBI (Identidad Cultural y Biodiversidad) que les permite colaborar en la recuperación campesina de su manera de producir, recuperando su biodiversidad y comercializando solo sus excedentes. Su trabajo hasta ahora se ha desarrollado en 40 comunidades directamente con 60 familias y cerca de 200 productores en todo el estado. Con ello, los consumidores urbanos tienen acceso a la riqueza de la biodiversidad de sus maíces.

- Publicidad -

Lee: Cuáles son las playas Blue Flag de México y por qué las deberías visitar

Conocer de cerca a las comunidades

Para ejemplo, basta conocer la historia del rancho “la Nevería Santa Bárbara” en Cuatro Venados, Oaxaca. En él, la familia al principio solo cultivaba maíz blanco y mediante la colaboración directa con IDBI, se logró que en el siguiente ciclo tuvieran mejores cosechas con maíces rojos, negros, amarillos, pintos y blancos.

Lee: Descubre tres museos que abrirán en 2020 y que vale la pena visitar

En este momento, IDBI necesita 150,000 pesos para escalar en el siguiente año y generar aun mayor impacto en más comunidades, asegurar la sostenibilidad de las parcelas y hacer más grande este movimiento del cual ahora tú puedes ser parte. Para hacerlo, sólo debes entrar a donadora.org para realizar un donativo de manera fácil y segura con tarjeta de crédito o debito, PayPal, transferencia electrónica u Oxxo.

Apóyalos para generar más familias felices y transformes la realidad de los campesinos que nos han alimentado por siempre y que hoy por hoy, nos necesitan. ¡Súmate!