Basta escuchar un ‘no mires abajo’ para hacerlo. Nadie, por más valiente que diga ser, es inmune al rush paralizante de adrenalina producido al asomarse desde un puente colgante hacia el precipicio.

Y entonces, ¿por qué seguimos haciéndolo? Puede que sentir el corazón latir al mil por hora o las piernas temblando no parezca recompenza, pero hay un segundo en el que nos damos cuenta del lugar en el que estamos y los paisajes increíbles que nos rodean y, entonces, todo vale la pena.

En Italia, el Ponte nel Cielo es el puente colgante más largo de Europa. Con 700 tablones de madera, mide 234 metros de longitud y se eleva a 140 metros de altura sobre el paisaje boscoso característico del norte de Italia.

- Publicidad -

Lee: 3 rutas que todo mochilero debe hacer

Entre Campo Tartano y Frasnino, dos pequeños pueblos al norte de Lombardía, el puente es todo un reto para las personas que tienen vértigo. Además, el recorrido invita a crear conciencia sobre la naturaleza y, en medio del miedo, disfrutar de un paisaje apenas intervenido por el hombre.

Este puede recorrerse todos los días, pero lo mejor es visitarlo en sábado, el día que permanece abierto hasta tarde para poder disfrutar del atardecer sobre él.

El precio de entrada es de 5 euros, que equivalen a 110 pesos aproximadamente.