Natura Vive
- Publicidad -

Imagina llegar a tu habitación caminando por un puente colgante que va subiendo por la montaña, entrar a este por una escotilla en el techo y voltear a tu alrededor y encontrarte volando a 400 metros del suelo. Si te dio vértigo, deberías dejar de leer. Pero si no, quizá estás a punto de encontrar un nuevo destino para tu bucket list.

En los Andes peruanos, las cuatro cápsulas transparentes del SkyLodge Adventure Suites se encuentran atadas a la montaña, ofreciendo las mejores vistas sobre el Valle Sagrado y una aventura llena de adrenalina.

Lee: El lado surfer de Perú

Natura Vive
- Publicidad -

La experiencia, que ofrece hospedaje por una noche, es ideal para quienes no planean escalar, pero quieren alcanzar las vistas que los más aventureros disfrutan al subir la montaña de Perú. Y aunque promete el máximo descanso, sí requiere cierta actividad, porque para subir y bajar hay que elegir entre un puente colgante o una tirolesa.

Las cápsulas están hechas de policarbonato transparente y aluminio aeroespacial de alta resistencia, asegurando su estabilidad y la protección del frío y del calo, aunque no de los rayos de sol.

Natura Vive

Lee: Conoce el tren de lujo que te llevará por los Andes

El hotel reúne tres cápsulas de siete metros de largo por casi tres de ancho; cada una con camas para cuatro personas, un comedor y baño. Además, hay un cuarto espacio con una plataforma al aire libre, que funciona como espacio común en donde los viajeros pueden reunirse.

Para poder dormir aquí, deberás llevar ropa cómoda de senderismo y una mochila pequeña y ligera –el resto del equipaje puedes dejarlo en las oficinas de Urubamba, para recibirlas al otro día, cuando desciendas para seguir explorando Perú.