Unsplash

Entre cumbres internacionales, esfuerzos particulares y apoyos gubernamentales, el calentamiento global sigue avanzando y cada vez es más difícil de frenar. Sus efectos son visibles en los fenómenos naturales, los áridos paisajes y, en los próximos años, en el color de los mares.

De acuerdo con una investigación del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), antes de que termine el siglo XXI, el mar tendrá un color distinto. Y el nuevo tono azul profundo será evidencia de alteraciones mucho más profundas en él.

Tenemos solo 12 años para reducir el calentamiento global

- Publicidad -

El color azul de los océanos se crea porque sus partículas absorben todas las frecuencias de luz solar menos la azul, que se refleja hacia fuera. El tono verdoso lo da la presencia de fitoplancton, el primer afectado del cambio climático, pues los niveles de temperatura y los –cada vez más brillantes- rayos de sol están alterando su estructura.

Cómo proteger los océanos de acuerdo con una exploradora de National Geographic

A través de simulaciones, los científicos del proyecto descubrieron que estos cambios en el fitoplancton modifican la interacción y el desarrollo de las especies marinas. Y es que este vegetal se encuentra en la base de la cadena alimenticia, por lo que tiene la capacidad de afectar la dinámica total de aquellos que dependen de este.

 

Unsplash

La Realidad Virtual ayudará a que los arrecifes mexicanos puedan conservarse

Así, un mar azul profundo, cuyas nuevas tonalidades serán evidentes hacia finales del siglo, será sinónimo de un hábitat alterado y, por lo tanto, sin mayor vida marina.

Para Stephanie Dutkiewicz, investigadora principal del proyecto, el fin del experimento fue descubrir cómo cambiará el planeta si las temperaturas no llegan a bajar. De acuerdo con su estudio, los cambios en la estructura de las plantas y especies del planeta ya está ocurriendo y, a menos que logremos frenar el cambio climático, esto significa que en unos años la Tierra va a ser muy distinta a como la conocemos.