Getty Images
- Publicidad -

La biodiversidad natural de México se extiende hasta sus playas, en donde cada año –a partir de los meses de verano– seis de las siete especies de tortugas marinas llegan a anidar.

Al ser hogar temporal de miles de tortugas, México ha mostrado un fuerte compromiso con estas, con programas y esfuerzos para asegurar su conservación.

Desde 1990 existe un decreto de veda que prohíbe la pesca de tortugas marinas en aguas nacionales, y la venta y el consumo de la carne y los huevos es ilegal. Además, en 2001 México se suscribió a la Convención Interamericana para la Conservación y Protección de las Tortugas Marinas. Y, desde entonces, ciertos destinos han seguido estas bases para crear campamentos responsables con el medio ambiente y los animales.

- Publicidad -

En el caribe mexicano, la región de Mayakoba está formada por jungla, lagunas y una extensa playa blanca. El lugar se ha convertido en todo un ejemplo de sostenibilidad y diálogo con el entorno natural, y una de sus apuestas más fuertes es el Marine Turtle Camp.

Trabajando en conjunto con la comunidad local, Mayakoba se dedica a recolectar e incubar los huevos, estudiar las poblaciones anuales y analizar el clima y cómo este afecta en la conducta de las tortugas. Además, capacita a estudiantes y voluntarios y, por supuesto, invita a los visitantes a liberar a las crías.

Adopta una tortuga

Aquí, Banyan Tree invita a los huéspedes a aprender sobre estos animales antes de liberarlos, así como a recoger la basura de la playa para que esta esté en las mejores condiciones para las nuevas tortuguitas. Lideradas por Ramiro Muñoz, Manager de Responsabilidad Social del hotel, las liberaciones buscan generar conciencia en los huéspedes sobre la importancia de mantener a los mares libres de plástico y basura, para proteger así a todas las especies. Para esto, cada huésped recibe un certificado de adopción por una de las tortugas y le pone un nombre antes de acercarla al mar.

Aunque estas dependen del clima y la cantidad de anidaciones, esta región es una gran apuesta para vivir la experiencia. Tan solo en 2018, con los diferentes resorts del complejo, Mayakoba tuvo 29 liberaciones en las que participaron 870 personas.