Cortesía PADI Travel
- Publicidad -

En medio del océano Pacífico, a 532 kilómetros de la costa más cercana, en Costa Rica, se encuentra la Isla del Coco. Esta región deshabitada, declarada Parque Nacional, es el destino ideal para bucear rodeado de distintas especies de tiburón, como tigres, de puntas blancas y, sobre todo, martillo.

La isla es principalmente conocida por ser hogar de grandes congregaciones de tiburones martillo, que llegan a alimentarse y visitan las estaciones de limpieza formadas por los peces mariposa. Por eso, es el mejor punto de la Tierra para interactuar con estos seres en su hábitat natural, en plena libertad.

Lee: 5 lugares imperdibles en México para bucear

Cortesía PADI Travel
- Publicidad -

Para llegar a la Isla de Cocos, hay que tomar un bote desde Puntarenas, Costa Rica, y navegar por 36 horas. Es tan largo el recorrido de ida, que la mayoría de las excursiones toman entre 8 y 10 días, teniendo así tiempo suficiente para explorar.

Lee: 10 cosas por hacer si viajas a Costa Rica

Hay 20 sitios de buceo en la isla; todos, con paisajes rocosos y fuertes corrientes, que hacen de este un lugar exclusivo para buzos expertos. La temporada de lluvias, de junio a diciembre, es perfecta para encontrar más especies, gracias a la alta concentración de plancton, aunque este provoca que se pierda un poco la visibilidad. La época de diciembre a mayo ofrece aguas tranquilas, ideales para quienes sufren de mareo constante.

Cortesía PADI Travel

Para organizar tu próxima aventura, apóyate en PADI Travel, una plataforma a través de la cual puedes encontrar viajes de buceo alrededor del mundo. En esta, encontrarás toda la información necesaria y distintos operadores para apartar tu viaje.