Toomas Tartes/Unsplash
- Publicidad -

Hace tan solo unos meses, el campamento base del Monte Everest cerró sus puertas a los turistas, pues la cantidad de basura llegó a niveles insostenibles. En la primavera de 2018, tres organizaciones recogieron 8000 kilogramos de residuos, levantando alertas a nivel internacional que llevaron al gobierno de China a tomar esta decisión. Ahora, con solo 300 permisos anuales para visitar la montaña, esta tendrá una limpieza a profundidad.

Lee: El campamento base del Everest cierra para los turistas

El 11 de abril se hizo oficial el ambicioso proyecto, que busca recoger 10,000 toneladas de basura, incluidos recipientes de plástico, botellas de oxígeno y tiendas de campaña. También se pretenden rescatar 300 cadáveres que han quedado enterrados bajo nieve.

- Publicidad -

Los recorridos diarios se concentrarán en las dos zonas más afectadas, una a 6,500 metros y otra a 7,900. Esta condición geográfica hace de la tarea una muy complicada.

Mari Partyka/Unsplash

Para lograrlo, se destinarán 30 millones de rupias (más de 5 millones de pesos) para invertir en equipo y pagar a los grupos de sherpas -los pobladores de la región montañosa- y ciudadanos de China y Nepal que quieran participar.

El problema de basura lleva años llamando la atención de los dos gobiernos, y ya en 2014 se establecieron varias normas: cada montañista debía cargar su propia basura y, al regreso, tenía que recoger 8 kilos de residuos encontrados en la montaña. Sin embargo, estas no se cumplieron nunca.

Lee: Guía básica para ser un viajero sustentable

Con el Monte Everest limpio, el siguiente paso será mantenerlo así, por lo que estas normas se endurecerán. Además, una empresa china propuso instalar inodoros ecológicos a lo largo de las rutas de alpinismo.