Massimilliano Latella/Unsplash
- Publicidad -

Desde hace algunos años, Morgan Freeman descubrió un nuevo interés: las abejas. Desde entonces, se ha convertido en un apicultor apasionado y una voz importante para dar a conocer las amenazas a las que se exponen diariamente estos insectos… y cómo su extinción podría significar la destrucción de este planeta.

En 2014, Freeman decidió ayudar a crecer la población de abejas a nivel mundial, creando un santuario en su rancho de Arkansas. Según Forbes, importó 29 colmenas a un jardín cubierto de lavandas, tréboles y magnolias.

Hoy en día, solo se dedica a alimentarlas y mantener su hogar en las condiciones necesarias para que la comunidad siga creciendo. Y dice no tener interés en obtener miel de ella.

- Publicidad -

Distintas organizaciones y universidades científicas han levantado alertas sobre las consecuencias de la desaparición de las abejas. Al ser importantes polinizadores de las plantas, son absolutamente necesarias para la ecología y la agricultura.

Lee: Las abejas robot son una realidad y están patentadas

Con esto en mente, Morgan Freeman se ha unido al movimiento global de conservación, y ha utilizado sus últimas apariciones públicas para generar conciencia sobre los esfuerzos que cada uno puede hacer para protegerlas.

Jonathan Farber/Unsplash

El primer paso es la jardinería

Una de las alternativas más efectivas para revivir a las poblaciones de abejas es plantar flores que les gustan y funcionan, como lavanda, caléndula o crocus.

Di no a los pesticidas y herbicidas

Los químicos utilizados para crearlos dañan a las abejas. Busca alternativas naturales para mantener sanas a tus plantas sin alterar su ciclo natural.

Compra responsablemente

Adquiere alimentos crecidos en la región; visita mercados y compra ahí tus frutas y verduras, busca productos orgánicos y sustentables. Las abejas no serán las únicas agradecidas.