Foto: Justin Sullivan/Getty Images
- Publicidad -

Las playas del Caribe Mexicano llevan años en crisis por la invasión del sargazo. Las algas de color café y olores ácidos han afectado la postal de arena blanca y mar azul turquesa, afectando fuertemente al turismo de la zona.

La mala noticia es que la crisis sigue latente, y no hay rastro de que la llegada del sargazo vaya a parar en un futuro cercano. Pero hay una buena noticia, y es que la creatividad mexicana está empezando a encontrar soluciones a corto plazo para limpiar las playas y aprovechar el alga.

Lee: Cinco puntos básicos para entender el sargazo, el alga que tiene al Caribe en alerta

Hongos

Anastasia Vasileva/Unsplash
- Publicidad -

La solución más sorpresiva, quizá, es la producción de setas de sargazo como alternativa alimentaria. De acuerdo con el coordinador de agrociencias de la Academia Mexicana de Ciencias, se pueden producir 114 kilos de setas por cada tonelada de sargazo fresco. Su producción tomaría alrededor de 30 días.

Ladrillos

Dave Webb/Unsplash

Una de las primeras soluciones ha sido convertir al sargazo en material de construcción. El presidente de la empresa Blue Green México desarrolló ladrillos que, en teoría, pueden resistir hasta 120 años y son más accesibles que los de cemento. Para esto, se debe secar el alga en su totalidad, para después hacerla polvo y mezclarla con otros materiales naturales hasta obtener la masa esperada.

Zapatos

Saira/Unsplash

La compañía Renovare está diseñando zapatos ecológicos, cuya suela está hecha con sargazo. Cada una necesita 100 gramos de alga para su creación. Para utilizarlo, también es necesario que esté seco y sea triturado. Y esto abre un área de oportunidad más: se necesitan espacios lo suficientemente grandes para estirar y dejar secar las toneladas de alga recolectadas.