Unsplash
- Publicidad -

El desierto es uno de los escenarios naturales más sorprendentes, pero también uno de los más peligrosos. Los insectos, como escorpiones y serpientes, y las temperaturas extremas durante el día y la noche son algunas de las amenazas que enfrenta cualquiera que se atreva a adentrarse en uno. Pero el riesgo principal es la falta de agua. ¿Podrías encontrarla?

El desierto tiene un paisaje homogéneo que provoca que cualquiera pueda perder el camino. Una brújula es el único aparato capaz de ofrecer una guía fiel, pero la realidad es que pocos saben cómo utilizarla. Y cuando uno se pierde en el desierto, lo primero que tiene que hacer es conseguir agua.

Lee: Los lugares más escalofriantes de la Tierra

- Publicidad -

El dicho más popular es que, para no deshidratarnos, basta con cortar cualquier cactus a la mitad y comer su interior. Pero esto tiene un error fundamental: todos los cactus, con excepción de uno, son tóxicos, y confundirlos tiene consecuencias letales.

Para descubrir la verdad y aprender a sobrevivir en el desierto, viajamos al Tonto National Forest en Scottsdale, Arizona, acompañados por ‘Cactus Jack’. El ranger nos llevó, sobre un todoterreno, hasta el corazón de uno de los bosques desérticos protegidos más grandes del mundo. Y en el centro de todo, rodeados por formaciones rocosas, campos áridos y algunos asomos de vegetación, comenzó su lección:

Paso 001

En caso de deshidratación, debemos encontrar un “Teddybear Cholla Cactus” y cortar un brazo. Este tiene una apariencia particular: está completamente cubierto de espinas delgadas, que se rompen fácilmente porque están vacías por dentro. Cuando recibe rayos de sol por detrás, adquiere una apariencia afelpada. Por eso, su tierno apodo.

Paso 002

La manera más sencilla de deshacernos de todas las espinas es quemándolas. Estas son bastante secas, por lo que se prenden con mucha facilidad. Al incendiar el brazo, hay que esperar unos minutos antes de apagarlo. Ya sin fuego, debemos pasar la mano por la planta para separar todos los restos que hayan quedado pegados.

Paso 003

Para comerlo, hay que partirlo a la mitad y separar el interior baboso. Ahí es donde el cactus guarda toda el agua que obtiene de las ocasionales lluvias y del suelo. El bocado tiene una consistencia muy parecida a la del nopal, pero no tiene sabor. Si la deshidratación no es grave, un brazo por persona es suficiente.