Cortesía Netflix
- Publicidad -

Hace exactamente un mes, el 5 de junio, Netflix estrenó la quinta temporada de Black Mirror. En sus tan solo tres capítulos, la serie nos hizo estremecernos de nuevo, temer por nuestro futuro y, sorpresivamente, querer viajar al desierto.

En el episodio Smithereen conocimos a Billy Bauer, CEO de la red social homónima, quien huye a Utah a un retiro de meditación silenciosa (no hay spoilers aquí). Entonces, descubrimos una sorprendente casa de vidrio en medio del desierto –el espacio perfecto para desconectarnos de la civilización durante unos días.

Cortesía La Casa del Desierto

La Casa del Desierto, el nombre oficial del espacio, no está en Utah como vimos en Black Mirror, sino en Granada, España. Cuenta con una habitación doble, baño completo y una espaciosa sala de estar. Los vidrios que la rodean están diseñados para captar energía solar y producir electricidad, además de bloquear el paso de frío y calor al interior.

- Publicidad -

Lee: Hoteles diminutos alrededor del mundo

Foto Gonzalo Botet

Proyecto de la empresa Guardian Glass, la casa busca “demostrar que es posible vivir en uno de los escenarios naturales más adversos de Europa”, en donde las temperaturas pueden variar hasta 30 grados en un solo día, gracias a un diseño capaz de desafiar a los fenómenos naturales.

Foto Gonzalo Botet

El lugar está disponible para rentas de dos noches con un costo de 150 euros ($3,200 pesos) para quienes busquen una experiencia de descanso, tal y como nos enseñó Black Mirror.

Leer más: Estos son los desiertos de sal más asombrosos del mundo